[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La reunificación alemana y el “brexit”

opinion

Es importante destacar el liderazgo de ese momento del canciller de la Alemania Federal, Helmut Kohl.

Sorprendió al mundo en el período de 1989 a 1990 el vertiginoso colapso, que fue de forma pacífica, de los regímenes comunistas de Europa del Este que estaban bajo la tutela, muy debilitada en ese momento, de la llamada oficialmente Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, dentro de los cuales estaba el régimen de Alemania Oriental.

Este régimen totalitario ante las manifestaciones masivas y pacíficas de protestas y reclamos de cambios políticos y la renuencia a reprimirlas se derrumbó irremediablemente propiciando lo que ha pasado a la historia como la caída del emblemático Muro de Berlín.

Los alemanes liberados de la división geográfica e ideológica impuesta tras la II Guerra Mundial de motu proprio iniciaron un proceso de reunificación.

Es importante destacar el liderazgo de ese momento del canciller de la Alemania Federal, Helmut Kohl, quien supo con talento y sentido del momento histórico asumir la decisión política de la reunificación alemana, así como la responsabilidad de los altísimos costos económicos y financieros que derivaran de lo que se preveía como un largo y complejo proceso de unificación.

Asimismo, el canciller Kohl paralela y simultáneamente supo ablandar las aprensiones europeas, soviéticas y estadounidenses de una Alemania unida profundizando la integración de Europa y promoviendo la moneda única (el euro).

Alemania por consiguiente se volvió en uno de los motores principales de lo que se conoce hoy como la Unión Europea, UE.

Ahora bien, los ciudadanos del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte decidieron de motu proprio, a través de un referendum, en una ligera y relativa mayoría, que su país, otra de las potencias de Europa, dejara en este caso de ser miembro de la UE, un proceso que será largo y complejo, al que se le ha denominado popularmente brexit.

Sorprendió gratamente por su rapidez la conformación esta semana del nuevo gobierno británico que dirigirá este proceso presidido por Theresa May en calidad de Primera Ministra, quien se desempeñaba anteriormente como ministra del Interior bajo su antecesor, David Cameron.

Esta suave sucesión de gobierno, una especie de enroque de posiciones y la designación de los voceros visibles a favor del brexit del propio partido Conservador en las posiciones responsables de las negociaciones directas con la UE, representan los acomodos y los equilibrios delicados derivados del brexit.

La Primera Ministra británica tendrá como una de sus contrapartes en la Unión Europea a su colega la canciller de Alemania, Angela Merkel, quien por cierto nació a la vida política durante los movimientos de cambio en Alemania Oriental de 1989 a 1990, heredera del gobierno de Helmut Kohl y que cumple once años como canciller de su país. Se podría afirmar que Angela Merkel es en términos de liderazgo, de experiencia y de tiempo de participar en las discusiones europeas la decana de los líderes de la Unión Europea.

El desafío histórico para la primera ministra May y para la canciller Merkel, sin menoscabo del rol de todos y cada uno de los mandatarios de la UE, es llegar a acuerdos entendiendo que representan dos concepciones históricas distintas del rol de sus países en Europa. En el pasado las profundas diferencias europeas se definían en el campo de batalla en alianzas de poder y ahora en las mesas de negociaciones en representación de las respectivas voluntades ciudadanas.

Y eso nos lo recordó el informe Chilcot que se hizo público en el Reino Unido hace once días sobre las lecciones de haber invadido Irak sin haber agotado las vías de solución política y diplomática previo al uso del recurso de la guerra y de la ausencia de planificación y previsión, cuyas consecuencias aún se están sufriendo y que en cierta medida llevaron al brexit.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
BID aprueba operación de US$100 millones para Bono Familia
noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Lanzan programa para formalizar negocios

Entre las dificultades para formalizarse están los trámites, el costo del proceso, el cuidado del hogar, la baja productividad y la baja gestión contable y empresarial.

 

noticia AFP
Explosión química mata a 22 personas en China

El incidente se produjo en una ciudad que será sede olímpica.



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

The Garifuna Collective

otras-noticias

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Publicidad