[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La fiesta de la lectura y de los libros: Filgua 2016


Desde aquellos años de infancia hasta el día de hoy no he dejado de leer literatura.

foto-articulo-Opiniones de hoy

La primera vez, que recuerdo, a alguien leyéndonos un libro, fue mi abuela materna, la maestra Martha Florencia Samayoa de Carrera. Nos leía a sus nietos, el libro de Edmundo de Amicis, Corazón: Diario de un niño (1886). Mi abuela fue una maestra de primeras letras de ciudadanos quetzaltecos, como los pequeños niños que fueron Ernesto Capuano del Vecchio y Juan Jacobo Árbenz Guzmán, en la ciudad de las altas cumbres. ¡Vaya par de muchachitos! que la historia nuestra nos dejó. Era una de las maestras de las de antes, que enseñaba con el ejemplo. Posteriormente, tuve la suerte de aprender los rudimentos de la lectura y de la escritura, de la mano de mi madre, Olga Marina Carrera Samayoa de Velásquez –maestra de educación primaria formada en el Colegio Europeo y el Instituto Normal Central para Señoritas Belén– y posteriormente de las sabias enseñanzas del profesor Bonilla, que finalmente consiguió que leyésemos y escribiésemos fluidamente, en el primer año de primaria en el Colegio Salesiano Don Bosco, en el ahora lejano año de 1962. En el hogar, teníamos un lector voraz, tanto en español como en inglés, mi querido viejo, Juan Guillermo Velásquez Martínez, que siempre estaba mejor enterado y sabido del mundo que el común de los mortales guatemaltecos, de cualquier clase social. Fue en Don Bosco, de la mano de queridos y recordados profesores que fuimos mejorando el cultivo del hábito de la lectura y de la escritura. No recuerdo en qué año nos pusieron a leer La Mansión del Pájaro Serpiente de Virgilio Rodríguez Macal, tío de nuestro compañero y amigo Roberto Rodríguez Girón. Más adelante, leíamos inducidos por el sacerdote y literato Hugo Estrada, no solo Veneno Tropical, de su autoría sino otros clásicos de la literatura guatemalteca, como los poemas de José Pepe Batres Montúfar, como Yo pienso en ti y Las falsas apariencias y los fantásticos libros de José Pepe Milla y Vidaurre como La hija del Adelantado y Los Nazarenos que nos deleitaron en su momento. Leímos por entonces, El Popol Vuh de los sabios quichés y El Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias, que por lo menos a mí, me impactaron. Ya en los básicos, tuvimos profesores también memorables. Cuando iniciamos en el estudio de la literatura hispanoamericana, Dante Liano nos acercó a escritores como Rubén Darío y leímos por primera vez Azul, a Miguel de Cervantes y Saavedra, con su Quijote, que con sus locuras nos hizo reír hasta más no poder y a ponderar su mágica sabiduría. Con los amigos de la colonia Utatlán I nos deleitábamos oyendo al poeta Edmundo Zea Ruano –padre de mis amigos y hermanos Zea Sandoval– escuchar sus propios poemas y sus grabaciones del poeta mayor que fue Pablo Neruda. Cuando llegó Edgar Palma Lau, hombre lúcido y versado, a darnos clase, dispuso que compráramos unos cuarenta y cinco estudiantes de nuestro curso, distintos libros de autores del boom latinoamericano, para que después de leerlos pudiéramos intercambiarlos. A mí me tocó leer Todos los fuegos, el fuego de Julio Cortázar. Desde aquellos años de infancia hasta el día de hoy no he dejado de leer literatura –como también lo hacen mis compañeros de Don Bosco– y ni modo, libros de economía. Esta semana se inaugura la Feria Internacional de Libro de Guatemala, que va del 14 al 24 de julio del año en curso. Señores Padres de Familia, no desperdicien la oportunidad de llevar a sus hijos a uno de los mejores centros de aprendizaje y diversiones del país. Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Oswaldo Salazar
Lacan con los estudiantes
noticia Enrique García elPeriódico
Diputados anuncian acciones contra fallo de la CC

El próximo lunes, el Congreso deberá dejar sin efecto el nombramiento de diez diputados, según resolución de Corte de Constitucionalidad.

 

 

noticia
Mensaje falso


Más en esta sección

Liberan al último manifestante detenido en la protesta del sábado

otras-noticias

HRW pide sancionar a agentes que hicieron uso excesivo de la fuerza en las protestas

otras-noticias

Ministro de Gobernación y director de la PNC responsabilizan a agentes por las agresiones contra manifestantes

otras-noticias

Publicidad