[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La infamia mediática

opinion

Últimamente hemos advertido que algunos canallas han venido aprovechándose de la libertad de expresión de ideas, a través de medios de comunicación tradicionales y modernos para insultar, denigrar, ofender, agraviar y ultrajar a personas que odian, adversan, recelan, temen o envidian.

La insolencia de esta caterva llega, incluso, a la injuria, mediante palabras soeces y groseras, que lastiman no solo la dignidad personal de los imputados, sino que también lesionan la moral pública.

Muchos viles y abyectos se escudan tras el anonimato malvado y despreciable, es decir sin firma o editor responsable en última instancia de las comunicaciones, cuya difusión está prohibida por el Artículo 10 de la Ley de Emisión del Pensamiento.

En todo caso, estos canallas se valen de call centers para transmitir todo su veneno, odio, rencor, vulgaridad o resentimiento. Otros se escudan en el anonimato o en su estancia en el extranjero, sustrayéndose con ello de la persecución penal y de la deducción de responsabilidades civiles por los daños morales y materiales incurridos.

En elPeriódico hemos sido abiertos a la crítica, al cuestionamiento, al señalamiento e, incluso, a la tacha, todo en aras de promover y garantizar el libre juego de opiniones y el pleno ejercicio de la libertad de pensamiento y expresión. Sin embargo, constantemente notamos que hay gente despreciable que no se dedica a objetar o disentir del contenido de los escritos publicados, sino a descalificar, abofetear u ofender a los autores, con la malsana intención de desacreditarlos y destruirlos, muchas veces detrás de nombres supuestos, fingidos o apócrifos, así como de correos electrónicos con seudónimos, falsos o engañosos. Esto es inaceptable desde todo punto de vista.

Por cierto, funcionarios de la Municipalidad de Guatemala, incluso, han llegado al extremo de distribuir volantes anónimos, en los que se descalifica, denigra, ofende, calumnia e insulta a periodistas, profesionales y personas que les desagradan o incomodan a dichos funcionarios. En todo caso, cabe preguntar a la Fiscalía de Delitos contra Periodistas del Ministerio Público por qué no ha avanzado esta investigación criminal.

Por tanto, alentamos la creación de una defensoría de periodistas y comunicadores, a fin de que, además de defender el ejercicio de la libertad de expresión de ideas y los derechos de los periodistas y comunicadores, investigue y presente denuncias penales en contra de los responsables de las publicaciones apócrifas y anónimas, especialmente aquellas en las cuales solo se vierten insultos, infamias, bajezas, vituperios, perversiones e iniquidades.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Katerin Chumil / elPeriódico
Rector Paiz dá ultimátum a universitarios: se tomarán medidas si no entregan la Usac

Por su lado, AEU anuncia que entregarán el museo, Los  Arcos y antiguo Paraninfo.

noticia Redacción
Fiscal General se reúne con jefe de la DEA del Estado de Florida
noticia Desconecta - Europa Press
¿Se puede controlar la pulsión por comer cuando se sufre ansiedad?


Más en esta sección

Compras navideñas desde casa con aeropost.com

otras-noticias

Menchú pide a Giammattei incluir a indígenas en diálogo sobre crisis en Guatemala

otras-noticias

Organizaciones denuncian que Guatemala vive una situación violenta por parte del Estado

otras-noticias

Publicidad