[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Qué tan sólida es la banca guatemalteca?

opinion

El sistema bancario nacional se puede calificar de robusto, porque cuenta con una posición patrimonial, de liquidez y de solvencia dentro de límites razonables.

Las instituciones financieras contribuyen al desarrollo económico de los países mediante la función de trasladar recursos de los ahorrantes –con excedentes de dinero– a los sectores productivos de una nación. Transforman los ahorros en créditos, con recursos que en última instancia no son de ellos, sino de la sociedad. Por esa razón es que existen leyes que indican qué se puede hacer con ese dinero y autoridades que fiscalizan el cumplimiento de esas disposiciones. Para que dicho circuito financiero funcione se necesita que los depositantes confíen sus dineros a las instituciones bancarias. En el caso de Guatemala, en los últimos años el ritmo de crecimiento de las carteras crediticias y de depósitos ha sido en promedio del 12 por ciento anual, lo que refleja la confianza del público en su sistema bancario.

La mayor prueba de resistencia de la banca guatemalteca ocurrió en el año 2008 cuando se dio la crisis económica global, que todavía se sufre y que derivó en una recesión económica mundial de graves consecuencias. Todavía está fresco en la memoria las quiebras de grupos bancarios y consorcios aseguradores del exterior, que de no haber sido rescatados a tiempo se habría producido otra crisis sistémica parecida a la gran depresión de 1929, que contagió a la economía mundial y la tuvo postrada durante quince años. Dentro de ese complicado entorno la banca guatemalteca salió bien librada por tener poca dependencia de financiación internacional y ausencia de instrumentos tóxicos y derivados que la normativa bancaria impide. El financiamiento al sector productivo fue suficiente, los niveles de liquidez se mantuvieron adecuados y la banca salió prácticamente ilesa.

Desde hace más de veinte años la industria bancaria mundial ha sido regulada por el Comité de Basilea, mediante convenios conocidos como Basilea I en el año 1988, Basilea II en 2004 y Basilea III en el 2010, a los cuales se han adherido la mayor parte de países del mundo. Compromisos que buscan fortalecer el capital y disponibilidades de liquidez de los sistemas. Guatemala cuenta con un índice de capitalización al mes de abril de 2016, según cifras de la Superintendencia de Bancos del orden de 8.84 por ciento que supera al 8.0 por ciento que manda la normativa de Basilea II. El último acuerdo suscrito adopta nuevas medidas de conservación del capital y liquidez que buscan amortiguar los efectos negativos de ciclos recesivos, cuya implementación deberá ejecutarse durante el período 2016 a 2019.

Hay países latinoamericanos como México, Brasil y Perú que ya han dado pasos para dar cumplimiento a los requerimientos que impone Basilea III. En nuestro país es conveniente iniciar ese proceso con el propósito de reforzar el capital para resistir en mejor forma eventuales turbulencias financieras en el futuro. Según mediciones que han elaborado organismos internacionales la banca guatemalteca estaría cerca de alcanzar dichos estándares internacionales.

Un banco es sólido en la medida que cuenta con carteras de crédito sanas, uno de los indicadores más importantes es el de morosidad, según cifras de la Superintendencia de Bancos al mes de abril de 2016 el sistema registró el 1.52 por ciento de cartera vencida –menos del 3 por ciento es satisfactorio–, lo que demuestra una buena selección de riesgos. A ello debe agregarse una cobertura de préstamos –reservas a préstamos vencidos– que asciende al 150.8 por ciento, una razón que excede significativamente los estándares del cien por ciento requerido. Por otro lado, la razón de eficiencia administrativa es aceptable y un margen de intermediación financiera de seis puntos porcentuales permite alcanzar una rentabilidad patrimonial de 19.4 por ciento anual, factores que dan sostenibilidad y capacidad de crecimiento al sistema.

El sistema bancario nacional se puede calificar de robusto, porque cuenta con una posición patrimonial, de liquidez y de solvencia dentro de límites razonables. Al mes de marzo de 2016 contaba con 14 mil 463 puntos de acceso bancario a través de 3 mil 481 agencias repartidas en todo el territorio, 3 mil 623 cajeros automáticos y 7 mil 281 establecimientos que funcionan como agentes bancarios. Esa cobertura geográfica da origen a una mayor inclusión financiera al facilitar la entrega de los servicios a sectores no atendidos urbanos y rurales, que permiten contabilizar 17,544,500 de cuentas monetarias y de ahorros.

Las entidades bancarias locales compiten bien con las franquicias internacionales tanto en términos de capacidad gerencial y técnica, como de servicios financieros y tecnología, pero estas últimas por contar con grandes capitales constituyen una amenaza latente para los grupos del país, por lo que deben reposicionarse y ser innovadores para no perder participación de mercado.

En resumen, la industria bancaria del país se encuentra bien capitalizada, estable y en constante crecimiento, todo ello dentro de un marco regulatorio apropiado que avala un sistema sano y confiable.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ana Lucía González elPeriódico
Torres y Giammattei adversan posible acuerdo con Estados Unidos

Torres suma alcaldías, mientras que Humanistas se alían con Giammattei.

noticia Investigación investigacion@elperiodico.com.gt
“Eco”, el administrador de Roxana Baldetti

Las oficinas de Salvador Estuardo González Álvarez, alias “Eco”, guardaban miles de documentos que develaron la trama de la red de defraudación aduanera conocida como La Línea así como un entramado de empresas vinculadas a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, las cuales movieron millones de quetzales destinados a la compra de lujosos apartamentos y oficinas. González estaría por convertirse en colaborador eficaz para declarar contra Otto Pérez y Baldetti.

noticia Jose Rubén Zamora
Todos los plazos se cumplen


Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad