[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los nuevos mundos de Andrés

opinion

El chico Down es ahora joven.

 

Soy Andrés, pero también Patrick Wislow y John Grogan. Empecé a escribir en estas páginas a los seis años y ya cumplí 12. Era entonces un chico Down y ahora soy un joven Down, casi adulto, a punto de casarme y tener un hijo, Azul, con quien quiero jugar. He crecido demasiado en estos años, estoy por alcanzar a mis papás; además, soy extremadamente formal. Voy todos los días con saco y corbata a mi colegio. Me peino muy bien, y lustro mis zapatos.

En mi colegio aprendo muchas cosas. Conozco los símbolos patrios y canto el himno de Guatemala. De lo que me enseña mi maestra, despierta mi curiosidad el tiempo y los ciclos de la vida. Guardo una secuencia de mis fotos desde que era bebé, cuando mi papá me carga el día en que nací, hasta ahora con mi mirada de columnista tipo John Grogan (de la película Marley y yo). Esa foto está al lado de mi computadora donde escribo compulsivamente mis columnas que le envío a Odile (mi estricta jefa, porque también soy Patrick Wislow, en Pitufos 1) para evitar que me despida del trabajo.

Me encanta trabajar. De hecho nunca paro. Los domingos como hoy, que Grace (otro personaje de los Pitufos, esposa de Patrick, o sea, yo), cuyo nombre real es Elvia, sale a visitar a sus tíos, me encargo de la casa. Me levanto muy temprano y preparo el desayuno, por lo regular omelette de huevo con jamón y frijoles volteados. Como, mientras veo una película (hoy fue Winter el Delfín 2) y de postre me preparo unas papas al horno. Inmediatamente después imparto clases a mis dos perros, Sandor y Lenon (a quienes rebauticé Elway, la mascota basset de Patrick y Grace, y Winston, el perrito comelón con el que comparto comidas, aunque el nombre me lo sugirió mi hermana Adri). Y finalmente hago la limpieza de la casa. Remuevo el polvo, barro en todos los rincones, trapeo con mucho desinfectante y limpio con esmero las ventanas y la cocina. Al terminar toda mi familia aspira y dice “aaaahhhh”, por la fragancia dulce que invade los ambientes.

Después de jugar un partidito con mis hermanos y papás, de ver la Eurocopa en la tele y almorzar, me porto, sin querer, un poquito mal. Hago tiraderos, molesto a mis hermanos, fastidio a los perros, monto shows en la calle (tengo una banda musical con amiguitos de la vecindad) y regreso empapado a casa después de meterme a pilas y piscinas. Pero ya en la noche vuelvo a la calma, tras “pitufar” la luna azul. Pongo unos menjurjes en la olla sobre la estufa, los remuevo y remuevo hasta que sale el humito que abre el portal. Entro al portal a eso de las nueve de la noche, rezo por mi familia, perros, gallina y amigos, e inmediatamente aparezco en el mundo de Gargamel, Pongo y en la Era del Hielo 1, mi favorita. Desde ahí llamo por teléfono de Grace y le pido que salga al jardín y mire al cielo que estoy volando como los pájaros.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
5 minutos

Lea lo que tiene que saber hoy en 5 minutos.

noticia Redacción elPeriódico
Las caras conocidas que regresan a algunas alcaldías del país

Arnoldo Vargas y Erik Súñiga no pudieron asumir como alcaldes, pero ambos lograron que los candidatos de sus partidos llegaran a las municipalidades de Zacapa y Ayutla, respectivamente.

noticia Editorial
Rápida alza de los precios de los combustibles


Más en esta sección

Feria Internacional del Libro en Guatemala se realizará este año de forma virtual

otras-noticias

Este año se reportan 1 mil 643 denuncias por violencia sexual en menores de 0 a 14 años

otras-noticias

Camión militar se accidentó cuando se dirigían a habilitar rutas dañadas por tormentas en Huehuetenango

otras-noticias

Publicidad