[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La paz en Colombia


foto-articulo-Opiniones de hoy

El pasado jueves 23, el Gobierno de Colombia, presidido por Juan Manuel Santos, y la dirigencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) suscribieron un acuerdo bilateral y definitivo de cese al fuego, que ha puesto fin a un enfrentamiento armado interno que duró más de 50 años y cuya cauda es de 260 mil muertos, 45 mil desaparecidos y 6.9 millones
de desplazados.

Cerca de 8 mil guerrilleros serán desmovilizados y serán incorporados al régimen subsidiado del sistema de salud. Según la dirigencia de las FARC se convertirán en un movimiento político que participe en la vida cívico-política de Colombia.

Queda pendiente el proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), en el cual militan cerca de 2 mil guerrilleros. Otra tarea pendiente es la desmovilización de los neoparamilitares cuya presencia se ha intensificado en los territorios que han venido ocupando las FARC, en función de asumir los negocios del narcotráfico en lugar de las FARC.

El expresidente y senador de Colombia, Álvaro Uribe, ha continuado cuestionando los acuerdos de paz celebrados entre el Gobierno colombiano y las FARC, tanto así que califica la terminación del conflicto como una “paz herida”.

En todo caso, cabe recordar que el 29 de diciembre de 1996 se llevó a cabo la firma de la paz “firme y duradera” en Guatemala, mediante la cual los representantes de la guerrilla (URNG) y el Gobierno guatemalteco pusieron fin al enfrentamiento armado interno que duró 36 años (1960-96) y tuvo como cauda 200 mil muertos. Previamente a la suscripción de la paz “firme y duradera”, el Gobierno y la guerrilla firmaron los denominados Acuerdos de Paz, que contienen declaraciones, compromisos y proyectos, así como una agenda nacional compartida, que incluye reformas constitucionales puntuales. No obstante, hubo errores que ojalá los colombianos tomen en cuenta.

Uno de los graves errores fue que el régimen de Álvaro Arzú (1996-2000) se propuso reformar la Constitución, presuntamente en el marco de los Acuerdos de Paz. Sin embargo, el proyecto de enmiendas constitucionales que finalmente aprobó el Congreso, dominado por el oficialismo, obedecía más a los intereses absolutistas del régimen arzuísta que a los Acuerdos de Paz. Luego, no sorprendió que el referido proyecto de reforma constitucional fuera rechazado en la consulta popular celebrada el 16 de mayo de 1999, que, en gran medida, deslegitimó los acuerdos de paz.

El camino hacia la paz “firme y duradera” en Colombia será arduo, pero se espera que los hermanos colombianos tengan éxito en función de que la sociedad colombiana pueda reconciliarse consigo misma y avanzar por un camino de respeto, tolerancia, no violencia, legalidad y bien común.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Sala rechaza amparos de 18 sindicados en caso Cooptación del Estado
noticia Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Guatemala se estanca en el “Ínforme de Competitividad”

De acuerdo con las consultas hechas a los empresarios, los principales obstáculos para hacer negocios en el país son el crimen, el robo y la corrupción.

noticia
Información errónea


Más en esta sección

Panamá advierte que narcotráfico por Centroamérica mantuvo ritmo pese a pandemia

otras-noticias

HBO estrenará documental sobre monseñor Juan Gerardi

otras-noticias

Medvedv se acerca al tercer puesto

otras-noticias

Publicidad