[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Depuración ANC

opinion

Trascender la refuncionalización del Congreso, esa es la premisa.

Ante la podredumbre que coexiste en el Congreso (transfuguismo, impunidad, tráfico de influencias, corrupción y acoso sexual), es notoria la influencia de los grupos de poder en la agenda legislativa 2016-2020 (Embajada de EE. UU., CACIF, Ejército, políticos y narcotráfico), cuyos intereses, necesidades y dogmatismos se han cristalizado con la aprobación de la Ley de Empleo, LEPP, Ley Orgánica del MP y LOOL, y con la no aprobación de la Ley de Aguas y Ley de Juventud, en ciernes las disputas por el Código Migratorio.

En este contexto, la depuración selectiva y controlada de algunos diputados y exfuncionarios impresentables (Muadi, Hichos, Godofredo, Rabbé, Cristiani, Mijangos, López Villatoro, Fajardo, entre otras joyitas), avanza comandada por la CICIG, MP y SAT.

Sin embargo, la depuración trastoca sutilmente las gusaneras administrativas, reordena la lógica institucional y sienta precedentes penales, pero esto no garantiza la idoneidad, honradez y capacidad de los diputados suplentes, es una ruleta rusa favorable para las cínicas facciones políticas.

En este sentido, la depuración negociada es un espejismo que aromatiza un ratito la cloaca (Suavitel en la letrina), pero que no permite su desmantelamiento estructural, esa maquinaria enquistada históricamente subsiste para favorecer a las cámaras empresariales, agendas foráneas y proyectos contrainsurgentes.

Por ello, es necesario acumular mayor fuerza social y política (colectivos agresivos en cuanto a su convocatoria, movilización, liderazgo, cohesión intraorganizacional, propuesta técnica y eficacia política), puesto que la salida de fondo a la actual crisis orgánica del Estado, demanda hoy más que nunca, una Asamblea Nacional Constituyente, donde los principios rectores sean la inclusión, representación y legitimidad de los actores subalternos (pueblos indígenas), del campo popular-comunitario, de los profesionales éticos, de las mujeres organizadas y de la clase media-urbana comprometida con el ideario democrático.

No obstante, debemos comprender las “reglas de juego”, radiografiar los límites y posibilidades de la CICIG y MP, las fortalezas y debilidades de la sociedad civil y la contraofensiva/resiliencia de la “clase” política, puesto que en la actualidad la partida de ajedrez –paradójicamente con la ayuda de Washington– es ventajosa para la ciudadanía (piso mínimo para el Plan de la Prosperidad), pero donde puede ocurrir el Síndrome de Kótov ante el contrapoder de los tiranosaurios escaldados.

framont@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
La agencia de la FECI en Quetzaltenango reanuda operaciones
noticia Redacción / elPeriódico
Da muerte a supuesto asaltante dentro de un bus en la Roosevelt

Dos ataques armados se registran en las primeras horas.

noticia
Felicitaciones al ministro de Educación


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La de la insólita calle

otras-noticias

Gobernar no es encubrir juegos sucios

otras-noticias

Publicidad