[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La novia no está para tafetanes


Guatemala se juega su viabilidad como Estado.

foto-articulo-Opiniones de hoy

En condiciones apremiantes de “no Estado” la prioridad es recuperar las capacidades mínimas de Estado, a fin de respirar avizorando un horizonte. Para nuestro caso esas capacidades son: suficiencia financiera (SAT) y soberanía sobre territorio y población (Mingob, Minsalud, Mineduc).

Las multimillonarias defraudaciones fiscales deberán, mínimamente, resarcirse para el Estado en el muy corto plazo. Y, en el caso de la recuperación de territorio, la segunda batida en contra de la red Mendoza en Izabal y Petén está demandando (desde la semana pasada) presencia del Estado para proteger a la población civil, estableciendo el orden legal y comenzando, allí mismo, a reedificar el nuevo aparato estatal. Esto, sin perder de vista las cárceles, donde se está reconstituyendo la mafia y se han disparado las extorsiones como “reforma tributaria” no estatal.

Por eso, ponerse a discutir ahora con Washington y el embajador Robinson sobre “soberanía” es una soberana tontera. En el mejor de los casos, bizantino, pero la novia no está para tafetanes. Y, las expresiones racistas de los voceros o afines de grupos tradicionales que se sienten ofendidos es, además, un anacronismo. Ese triste complejo que nos sigue acompañando, como en aquella anécdota del criollo guatemalteco que orondo rellenó su boleta (antigua) de inmigración a los EE. UU. en el ítem “raza: blanco”, y cuando el agente migratorio afroamericano en Miami lo examina –tez rosada, cabello rubio, ojos claros– tacha “blanco” y sobrescribe: “latino”.

A Washington por razones de su seguridad nacional le interesa que en Guatemala haya Estado. Nosotros, en cambio, parece que ya nos acostumbramos a la ausencia de Estado. Al cabo, no pasa nada, “solo” hay que obedecer las normas no escritas de los criminales y del repertorio escalonado de los poderes fácticos, aprendiendo, eso sí, a no atravesarnos en su camino, pues de lo contrario nos matan o nos despojan, a veces utilizando expresiones del propio Estado (funcionarios) como su socio o lacayo.

Muchos jóvenes que todavía lo pueden (la “masa gris”), por esta situación, agarran camino hacia el extranjero, pues, como diría Kundera durante la etapa de oscuridad del comunismo en la antigua Checoslovaquia: “la vida está en otra parte”.

Ahora, a campo abierto, Guatemala se está jugando su viabilidad como Estado. No es guerra (aunque la es, en otro sentido), pero, sobre todo, no es juego de maniqueísmos (engañoso terreno donde florece la intolerancia y se incuban las dictaduras). Es un tiempo de profunda reflexión sobre el rol que cada actor juega hoy en este escenario. Es momento de despojarnos de atavismos y agendas personalísimas y sectorialísimas que, perdiendo de vista el “eje principal”, por pelear su agenda de corto plazo resultan al cabo boicoteándose a sí mismos, pues contribuyen a cerrar los horizontes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Francisco Rodríguez frodriguez@elperiodico.com.gt
Interpol activa alerta roja para capturar a Edgar Ovalle

El exdiputado y uno de los principales dirigentes de la bancada oficial, Edgar Justino Ovalle, fue añadido a la lista de las personas buscadas por la organización policial más grande del mundo.

 

noticia Andrea Paola
VIDEO: Gatito se come una caja para poder dormir
noticia Redacción
5minutos

Lea lo que tiene que saber hoy en 5 minutos.



Más en esta sección

Ministro de Finanzas presenta denuncia por audio publicado en redes sociales

otras-noticias

Fiscalía de Delitos Administrativos investiga agresiones de policías contra manifestantes

otras-noticias

Diputados denuncian ilegalidad en decisiones de la JD del Congreso

otras-noticias

Publicidad