[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Transparencia

opinion

Un derecho ciudadano fundamental es el acceso a la información pública.

Hiperbólicas indemnizaciones, salarios estrafalarios, gastos faraónicos, residencia en hoteles lujosos, corrupción en todas sus formas y matices. Utilizar los fondos públicos para darse la gran vida, para salir de pobres, para convertirse en privilegiados del poder. ¿Es eso paran los que deberían servir?

Oficialmente la respuesta es no. Pero existe una bien escondida articulación de intereses que ha convertido a muchas instituciones en maquinarias de sustracción. La manera de operar es el ocultamiento y la complicidad. En esta cuna de alimañas se gesta una multiplicidad de poderosos desvíos. No solamente de los fondos, también se desvía el propósito de las funciones, el propósito de la existencia del Estado mismo. Los funcionarios ya no tienen tiempo para realizar su trabajo. Están demasiado ocupados fraguando negocios, todos ellos fundados en la utilización de su cargo. Tampoco es necesario un funcionario apto. Lo que es fundamental es encontrar sujetos ad hoc para participar de esta amplia red de complicidades. De esta manera, los cargos ya no implican vocación de servicio. Son codiciados paraísos, arcas abiertas, gigantescas redes de compadrazgo, donde uno se vuelve millonario en un periodo electoral. Y, por ello, los nombramientos se tuercen: ¿quién no quiere un puesto donde no tendrá que rendir cuentas y podrá tomar lo que sus apetitos demanden? Así se han forjado dinastías de “funcionarios públicos”, ocupados de por vida e inclusive con posibilidades reales de heredar la jugosa joya que hace realidad todos los deseos.

Guatemala ha estado a un paso de convertirse en un Estado fallido, cuestión que nos ilumina acerca de qué pasa cuando la corrupción se convierte en la norma. Este nuevo año es imperativo pasar de las manifestaciones en la plaza a la articulación de acciones estratégicas con amplio apoyo ciudadano.

Pero, ¿cuáles son los antídotos para la corrupción? Ciertamente uno de sus pilares es el ocultamiento. De allí que el acceso a la información pública es crucial. En fechas recientes se ha instalado una “mesa de transparencia”. Su propósito es iniciar una cruzada en contra de los desmanes y el ocultamiento. Forzar a las instituciones a mostrar, a revelar, a poner a la luz. Forzar a los funcionarios a enseñar. La exigencia de transparencia genera reacciones violentas basadas en argumentos falaces. Es imperativo quebrar esta resistencia y ganar el pulso. La exigencia debe ser absoluta y la tolerancia al ocultamiento debe reducirse a 0. Si no cambiamos el paradigma equivocado según el cual el Estado sirve para satisfacer intereses particulares, la ciudadanía no logrará iniciar el largo camino que queda.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
La República de China (Taiwán) apoya el Proyecto de Fortalecimiento Informático
noticia AFP
Trump parece decidido a apurar la retirada de EEUU en Afganistán

«Cuando ordene a las tropas que salgan de Afganistán, la única respuesta adecuada es ‘Sí, señor'», subrayó.

noticia
Mastercard se une a Iguama

Al registrar su tarjeta en la plataforma de Iguama, los tarjetahabientes tendrán US$20 en su primera compra.

 



Más en esta sección

Atrincherados pero conectados con el mundo, jóvenes cubanos desafían al gobierno

otras-noticias

El servicio en la nube de Amazon sufre gran falla técnica en EEUU

otras-noticias

Francia aplicará la «tasa Google» en 2020 pese a las amenazas de EEUU

otras-noticias

Publicidad