[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El riesgo del énfasis en el retrovisor

opinion

Si deseamos un futuro diferente, debemos analizar el presente con ojos de futuro y no de pasado.

La tendencia humana es medir lo nuevo de acuerdo con las experiencias del ayer. Nos cuesta deshacernos de lo vivido, de lo experimentado. Ante el desconocimiento del futuro, preferimos la comodidad de lo conocido, incluso si ese pasado no ha sido del todo positivo. Nos afanamos en recrear el pasado, en buscar explicaciones de lo acontecido, en centrar nuestras energías en lo que pasó y porqué pasó, sin dedicar tiempo a construir un futuro distinto, mejor.

La mayor parte de la discusión política del país, está centrada en el ayer más que en el mañana. No se trata de olvidar el pasado y de no aprender de lo acontecido. No se trata de ignorar responsabilidades de lo actuado. No se propone no perseguir a quienes hayan violado la ley. No se pretende ignorar la historia. El tema es reconocer que el futuro no se construye con la mirada en el retrovisor. La armonía social no se mejora con la vista solo hacia nuestras diferencias históricas. No se promueve el diálogo al estigmatizar personas y políticas.

El nuevo gobierno inicia en una sociedad que continúa con la mirada en el retrovisor. Algunos todavía siguen con prácticas de la época colonial. Otros, con la nostalgia de la llamada primavera democrática. Una buena parte, mantiene vivas las tensiones del conflicto armado interno, donde unos pretenden olvidar lo sucedido y otros pretenden reescribir la historia, a su conveniencia. Los más, ven inevitable que se repita la historia de la era democrática y condenan por anticipado toda iniciativa del nuevo gobierno. Toda política estiman tiene un beneficiario oscuro. En cada nombramiento suponen un compromiso o concesión a un sector. Toda acción prevén se deriva de corrupción o de pago de favores. Dado el pasado, condenan por anticipado al gobierno y sus funcionarios.

Hoy el cambio es la constante. Por tanto, aquella persona, empresa, institución o país que se centre tan solo en el retrovisor, está condenada al estancamiento o al retroceso. El desafío es tratar de cambiar, de avanzar, de implementar las mejores prácticas, de buscar los denominados saltos de rana, de estar concentrados con la vista al futuro, más que al pasado. Todo cambio que se proponga, sin innovación, está condenado al fracaso. Hoy en día, replicar ideas con mejoras, con nuevas tecnologías, es la tendencia ganadora. No vale decir que no se vale emular. Que se respete el monopolio de las ideas, de las personas, de los negocios o de las políticas. Es un mundo lleno de información y quien no las utiliza, se equivoca y no avanza.

El futuro se construye desde el presente. El presente se construyó en el pasado y el pasado, pasado está. Si deseamos un futuro diferente, debemos analizar el presente con ojos de futuro y no de pasado. Es momento de pensar innovadoramente, de confiar que podemos, individual y colectivamente, construir un mejor futuro. Es momento de no condicionarnos por el ayer y de atrevernos al cambio en el presente. Cambiar es el nombre del juego, de lo contrario; seguro perdemos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Andrea Paola
Le amputan la pierna y ahora quiere una bolsa con su piel
noticia
5 minutos
noticia
Colombianos rechazan acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC

Contra todos los pronósticos, Colombia votó sorpresivamente «No» ayer al pacto de paz que buscaba poner fin a 52 años de guerra con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).



Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

Manifestaciones continuarán el fin de semana

otras-noticias

Fundación premia a los “Héroes de la Pandemia”

otras-noticias

Publicidad