[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra

opinion

Santa corrupción II.

El ciudadano de a pie no sabe por lo general definir lo que es corrupción, pero sí tiene una percepción clara que se trata de un acto anormal, ilícito que se lleva a cabo por funcionarios públicos, deshonestos, amorales y que ello termina por afectar directa o indirectamente su bolsillo de contribuyente.

En realidad es eso, y mucho. Veamos que nos dicen los sabihondos.

Por corrupción: se puede entender cualquiera de los siguientes conceptos. Corrupción política: abuso del poder público para beneficio personal. Corrupción empresarial: abuso del poder ejercido por cargos empresariales. Corrupción policial. Corrupción tributaria. Corrupción sexual. Corrupción en el deporte –de actualidad–. Como degradación de algo: putrefacción, el proceso natural de degradación de un organismo tras su muerte. Corrupción lingüística: el cambio ortográfico o semántico de un término introducido a través de errores sucesivos en la transcripción o en la comprensión de los hablantes. Corrupción de materiales: la alteración de la pureza o integridad de una sustancia, tanto si es por su desmembración, por la mezcla con otras sustancias –gasolina adulterada– o por la desviación de su curso esperado. Otros elementos que forman parte de “la familia Corrupción” son la extorsión, el soborno, el peculado, la colusión, el fraude público –venta de plazas fantasmas–, el tráfico de influencias –Otto Pérez, Baldetti y compinches.

La falta de ética es un tipo especial de corrupción que si bien no tiene que ver directamente con la apropiación ilegal de recursos del Gobierno y de los ciudadanos usuarios de servicios, sí entraña entre algunos servidores públicos una conducta negativa que va en contra de los propósitos y metas de las instituciones públicas: por ejemplo funcionarios indolentes que se apoyan en dirigentes sindicales condescendientes y venales y que no cumplen con el trabajo por el cual se les paga.

Hay una definición alternativa de corrupción frecuentemente utilizada por el Banco Mundial que especifica a la corrupción como “el abuso del funcionario público para beneficio privado”. Esta definición considera como causa de la corrupción a la autoridad pública y su abuso, y necesariamente vincula la corrupción con el Estado, sus actividades, la intervención estatal en el mercado y la existencia del sector público. El uso de esta definición excluye la corrupción en el sector privado, y se centra exclusivamente en la corrupción en el sector público. Esta definición es consistente con la afirmación del premio Nobel Gary Becker que “si abolimos el Estado, abolimos la corrupción”.

Interesante ocurrencia del Nobel … pero de repente ello convenga intentarlo ante la imposibilidad de erradicar la corrupción por los medios de justicia tradicionales…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
MEMORIA Y LIBERTAD

Por Sergio Ramírez

noticia Luis Figueroa
¿Vas a ir a Filgua?

Las ideas tienen consecuencias

noticia Enrique García elPeriódico
Diputados muestran poco interés en ley de aceptación de cargos

Los congresistas aprobaron la creación de una mesa técnica para discutir  enmiendas al proyecto.



Más en esta sección

Atrincherados pero conectados con el mundo, jóvenes cubanos desafían al gobierno

otras-noticias

El servicio en la nube de Amazon sufre gran falla técnica en EEUU

otras-noticias

Francia aplicará la «tasa Google» en 2020 pese a las amenazas de EEUU

otras-noticias

Publicidad