[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Feministas contra las guerras


¡Demandamos que se detenga el armamentismo y la militarización ya!

foto-articulo-Opiniones de hoy

El terrorismo hunde sus raíces en la profundidad de una cultura que ha utilizado la fuerza bruta como mecanismo de control y sometimiento. El terror dirigido se ha aplicado a lo largo de la historia en ambientes públicos e íntimos con el objetivo de asegurar la servidumbre, apropiarse de recursos, dominar. El patriarcado, sistema basado en la supuesta supremacía del macho de la especie, ha naturalizado la violencia, justificándola como si en su esencia viviera esa bestialidad incontrolable. De allí viene el terror.

A las mujeres nos han hecho temerosas a fuerza de amenazas abiertas y veladas, a través de prohibiciones y de agresiones dolorosas; desde pequeñas conocemos el miedo y la violencia, muchas veces ejecutados por padres, hermanos o personas cercanas, a cuyo cuidado deberíamos estar. El terror infligido sobre nuestros cuerpos a través del abuso sexual es más grande y más antiguo que los hechos denunciados por los medios de comunicación. Ha sido esta la forma de garantizar que este sistema siga funcionando.

Lo que sucede hoy en el mundo, donde grupos de hombres armados salen a matar gente inocente para alcanzar algún fin avieso, no es nuevo ni sorprendente. Es producto de siglos de ejercer el poder de manera equivocada: no para resolver los problemas comunes, sino para acumular riquezas, prestigio y todos los atributos que hacen a unos ocupar espacios superiores a otros. La guerra es una aberración extrema en la que los fabricantes de armas, quienes las comercian o trafican y los que las usan, son partes de la maquinaria destructiva.

En Guatemala la violencia y el terrorismo son harto conocidos y padecidos por la ciudadanía. No se dieron solo durante la guerra. En la actualidad se recurre al temor inducido como estrategia para darle continuidad a un régimen injusto, se utiliza para evitar que haya cambios, agrediendo a las comunidades que se resisten, poniendo en práctica mecanismos psicológicos de manipulación y empleando técnicas de exterminio.

Es importante saber y tomar conciencia que el terrorismo tiene causas económicas, que el Estado y los grupos de poder recurren a él cuando se ven cuestionados por las multitudes, hartas de cargar con el peso de la impunidad. Hay terrorismo en los despojos de tierra, en la implantación forzosa de proyectos de desarrollo, en la imposición de políticas impopulares y antidemocráticas.

La única manera de parar la guerra a la que nos están empujando es erradicar la violencia de tajo. Eso requiere identificar todas las formas que toma, desde las más sutiles hasta las más sangrientas y pararlas sin más, evitando a toda costa contribuir a que sigan reproduciéndose. Precisamos denunciarlas y exigir que se detengan. Y al mismo tiempo, crear otras formas de vida y de relacionarnos que expulsen para siempre ese mal que tanto daño nos hace. Renunciar al machismo y a la sumisión son pasos necesarios para lograrlo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Bravos eliminan a Cincinnati

El lanzador Ian Anderson logró otra blanqueada y los Bravos de Atlanta vencieron este jueves 5×0 a los Rojos de Cincinnati en las Grandes Ligas y ganaron así su serie de comodines de la Liga Nacional.

 

noticia
noticia
Finlandia, una sociedad de la que estamos muy distantes


Más en esta sección

Fiscal General pide al Legislativo priorizar la elección de Cortes

otras-noticias

Senacyt premia la creatividad e innovación de nueve proyectos

otras-noticias

Manifestantes continúan detenidos en Tribunales

otras-noticias

Publicidad