[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Lecturas poselectorales

opinion

Lo peor que puede ocurrir es caer y apostar por la complacencia, o bien, apoyar sin ver.

“Vamos a probar”, pareció ser la frase generalizada que está por detrás de la decisión de quienes el pasado domingo 25 optaron por Jimmy Morales. Eso se traduce en la repetición del mismo esquema de casi todas las elecciones de la “era democrática”. Dar vuelta a la página, a ver qué sale, optar por lo “nuevo”, son algunas de las expresiones de arrastre que representan hálitos de esperanza en un escenario cargado de frustraciones y malas experiencias. La nota distinta está en que ahora no se trata del eterno cheque en blanco, donde la cuenta se conocía cuando era impagable.

Morales entra a un terreno marcado y minado, donde los discursos y las buenas intenciones son parte de un capítulo pasado, el de las elecciones. Ahora corresponde, de inmediato, arrancar la preparación de lo que no estaba previsto, ni de lejos. De la especulación al terreno de lo real, lo concreto, lo asertivo. Caer en la cuenta que entró a jugar en las grandes ligas, con un resultado que no arranca de cero sino con cifras en negativo. De triunfalismos, nada. Ahora, a trabajar para poner a tono un plan de gobierno, diversos equipos, una ruta, diversos flancos débiles, contener a los arribistas, los falsos aliados, los amigos salidos debajo de las piedras.

¿Sabrá Morales qué papel juega en el rompecabezas al cual le invitaron a participar? ¿Querrá y tendrá los arrestos para gobernar, que es un nivel supremamente superior al simple presidir? ¿Podrá tomar distancia de las tradicionales manos colocadoras de las piezas y optar con jugar con la propia? Para comenzar, debe entender que el 68 por ciento de votos no fueron, necesariamente a su favor, sino de esa esperanza que se repite cada cuatro años. La cuenta regresiva inicia ahora, no en enero de 2016. El domingo se cerró el capítulo de la encuestas y especulaciones. Ahora, Morales abre un nuevo episodio con hechos concretos, con muchas luces encima, dudas y presiones a más no poder. No queda claro si estamos ante una nueva narrativa, o ante un etapa de arrastre de lo “mismo” con nueva música y otros actores. el análisis de las tendencias, los antecedentes y los bocetos nos acercan a esto último. La legitimidad no solo proviene de los resultados electorales. Esta se provoca, acumula o desgasta con las decisiones, aciertos, entendimientos a desarrollar en un camino cuesta arriba y lleno de curvas peligrosas.

Más de tres millones de personas aptas, no fueron a votar. Menos de lo esperado si tomamos como base los resultados de primera vuelta. Allí, un conjunto de mensajes poderosos. Uno, el de la desafección, marcado porque Morales y Torres representan continuismo con disfraces novedosos. Otro, el de incertidumbre ante lo que puede venir. Morales no arroja certezas, talantes, valores agregados. Representa el sentido del reciclaje, la mutación de intereses, la rearticulación de sectores que creíamos enterrados o al menos, venidos a menos.

Lo peor que puede ocurrir es caer y apostar por la complacencia, o bien, apoyar sin ver. Todo lo contrario, a escrutar todo lo que Morales haga o deje de hacer.

renzolautaro.rosal@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez / Julio E. Santos
Pérez Molina y Baldetti cruzan disimulados saludos en sala judicial previo a inicio de diligencia TCQ

“Lo que él dijo es falso, es una ridiculez”, afirma expresidente al referirse a revelaciones que contra ambos hiciera en una declaración previa Juan Carlos Monzón y, ahora, sí opina que “hay que ver los antecedentes de los colaboradores eficaces.

noticia REDACCIÓN elPeriódico
Gloria, la recaudadora de la UNE, y su amigo Waldemar Lorenzana

La conversación entre una de las hijas de Gloria Torres y Waldemar Lorenzana Cordón describe las relaciones entre las organizaciones políticas y el crimen organizado.

 

noticia AFP
Trump y Biden inician su primer debate hacia las elecciones de noviembre en EEUU


Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad