[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Del diente al labio


Se busca una solución auténtica.

foto-articulo-Opiniones de hoy

Los guatemaltecos tenemos una forma peculiar de ser solidarios.

La Municipalidad de Santa Catarina Pinula recibió 125 toneladas de insumos (víveres y artículos para limpieza e higiene personal) y 150 toneladas de ropa para los damnificados de El Cambray.

Tan solo imaginen eso: son casi 300 toneladas de ayuda, suficiente para llenar varias bodegas.

Es admirable que los guatemaltecos sepamos ser así de generosos, pero ojalá esos arranques de consciencia no fueran llamarada de tuza sino que nos alcanzaran para buscar soluciones de fondo y de largo plazo para las personas más vulnerables.

Las autoridades de Santa Catarina deben velar por la correcta entrega de semejante cantidad de ayuda porque en honor a la verdad, es mucha más de la que realmente se necesitaba para atender la emergencia que provocó el desastre del 1 de octubre.

El problema en El Cambray es que la casi totalidad de familias y personas que sufrieron el alud murieron: los sobrevivientes del deslave en sí, fueron alrededor de 50.

Las dificultades para la totalidad de damnificados empiezan ahora.

En El Cambray había tres urbanizaciones con más de 200 viviendas. Muchas de esas construcciones siguen ahí pero se encuentran en un lugar inhabitable.

Más que alimentar o vestir a legiones de personas abrumadas por la emergencia, el tema es cómo reubicar a quienes se vieron forzados a abandonar su casa.  La verdadera solidaridad de los guatemaltecos, la solidaridad de cara a la vida y al futuro, se debería manifestar en este momento también. ¿Cómo ayudamos a estas personas a reconstruir su vida?

Ese desafío tiene varias aristas pero para efectos de este somero análisis solo mencionaré tres: 1) Encontrar los recursos para lograrlo; 2) Consensuar con los afectados un lugar que realmente sea una solución viable; y 3) Evitar que el proceso se vuelva un timo y un abuso.

El primer punto ya provocó polémica. El gobierno dispone de una finca extinguida a un narcotraficante que puede servir para alojar a los damnificados. La ventaja para el Estado es que el terreno sale gratis. Lo insólito es que tanto algunos residentes del sector como la Municipalidad de San José Pinula hayan protestado ante el proyecto, pues al parecer preferían tener de vecino a un narcotraficante que a los damnificados de El Cambray, a quienes no consideran de suficiente “categoría”.

¿Qué clase de argumento es ese? ¿Hasta ahí llega su solidaridad?

Quitando el absoluto egoísmo de esa gente, el segundo tema es si los damnificados y desplazados de El Cambray de verdad quieren mudarse al terreno de el Taquero.

Para que el traslado funcione, el lugar elegido debe contar con los servicios necesarios (escuela, centro de salud, agua, luz y drenajes) y sobre todo, encontrarse a una distancia que le permita a la gente retomar su vida sin que ello signifique un incremento incosteable en el transporte a sus actividades diarias.

La finca de el Taquero puede ser muy bonita, pero ¿cumple con los requisitos para fundar ahí El Nuevo Cambray?

Por último, está el tema de la  transparencia. Es obvio que el objetivo es facilitarle la adquisición de una vivienda a familias que la perdieron. Para ello, deben existir criterios y controles bien definidos para establecer quiénes serán los beneficiados.

De lo contrario, terminarán dándole casa a personas que no eran realmente damnificadas y todo este esfuerzo solo servirá para armar un negocio turbio, con complicidad de funcionarios y aprovechados.

Ser solidarios de verdad debe implicar contribuir a una solución de fondo para los damnificados, pero en especial, para la población que habita en zonas de alto riesgo que suma más de un millón de personas y que requiere de políticas públicas que coadyuven a solucionar el problema.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Aeronáutica Civil sale a aclarar la polémica por la certificación del aeropuerto

Reconocieron que fue una autoevaluación, pero señalan que dicha acción es la única que les permite la ley.

 

noticia
Justicia confirma condena contra Leopoldo López
noticia editorial
Prevaricato y retardo de justicia


Más en esta sección

Salud da prórroga indefinida al funcionamiento de la Unidad de Transparencia y Anticorrupción

otras-noticias

De Dios del Trueno a luchador de WWE

otras-noticias

Denuncian al exdirector de Caminos por beneficiar con contratos a sus familiares

otras-noticias

Publicidad