[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El giro de Hillary Clinton


La precandidata demócrata está en contra del acuerdo comercial Transpacífico.

foto-articulo-Opiniones de hoy

La aspirante presidencial Hillary Clinton dijo en el primer debate presidencial demócrata que está en contra del acuerdo Transpacífico que se acaba de firmar para crear el mayor bloque comercial del mundo, al cual apoyó cuando era Secretaria de Estado. ¡No le crean demasiado!

Al igual que sucedió con el presidente Obama y el expresidente Bill Clinton, oponerse a los acuerdos de libre comercio se ha convertido en un ritual político de los candidatos demócratas antes de las elecciones, para ganar el apoyo de los sindicatos de trabajadores. Y es un ritual que abandonan apenas llegan a la Presidencia, cuando aceptan y promueven entusiastamente estos acuerdos comerciales.

El libre comercio es un tema que en las últimas décadas se ha convertido en una bandera del Partido Republicano, y que las bases del Partido Demócrata tienden a ver como una política que pone en peligro empleos en Estados Unidos.

Cuando Obama era candidato presidencial en 2008, me dijo en una entrevista que “no me siento cómodo” con el entonces pendiente acuerdo de libre comercio con Colombia. Antes, había criticado el tratado de libre comercio de 1993 con México y Canadá, diciendo que el NAFTA era “un mal acuerdo” porque supuestamente no tenía suficientes protecciones para los trabajadores de Estados Unidos y el medioambiente.

Sin embargo, una vez electo presidente, Obama aprobó los acuerdos de libre comercio con Colombia, Panamá y Corea del Sur en 2011, y luego propuso y negoció el tratado Transpacífico de 12 países, conocido por sus siglas en inglés TPP, y considerado el acuerdo comercial más ambicioso hasta ahora. Una vez ratificado por los respectivos congresos, el TPP –que incluye a Estados Unidos, Japón, Singapur, Australia, Vietnam, Canadá, México, Perú y Chile, entre otros– formará el mayor bloque comercial del mundo. Representará el 40 por ciento de la economía mundial y un mercado de 800 millones de personas.

Bill Clinton apoyó solo condicionalmente el acuerdo de libre comercio con México y Canadá durante los debates presidenciales de 1992. Clinton dijo que apoyaría el acuerdo propuesto por el entonces presidente George H.W. Bush únicamente si daba suficientes garantías tanto para el medioambiente como para los trabajadores estadounidenses y mexicanos.

Sin embargo, una vez electo, Clinton usó un enorme capital político para lograr que el Congreso aprobara el acuerdo con México y Canadá, en contra de la opinión mayoritaria de su partido.

Es probable que Hillary Clinton, de ser electa, formaría parte de esa misma tradición esquizofrénica de sus predecesores demócratas en materia de libre comercio. Al escucharla criticar el acuerdo comercial Transpacífico en el primer debate demócrata, era difícil no ver los paralelismos con Obama y Bill Clinton cuando eran candidatos.

El TPP “no cumplió con mis estándares”, dijo Hillary Clinton en el debate. “Quería asegurarme de que podría mirar a los ojos a cualquier estadounidense de clase media y decirle, ‘esto va a ayudar a aumentar tu salario’. Y llegué a la conclusión de que no podía”.

Cuando era Secretaria de Estado, Clinton apoyó la propuesta del tratado comercial Transpacífico.

Y el vicepresidente Joe Biden, si fuera a presentarse como candidato demócrata, probablemente transitaría el mismo camino. Como senador, votó en contra del acuerdo de libre comercio con Centroamérica en 2005, y en contra de los acuerdos de libre comercio con Chile y Singapur en 2003. Como vicepresidente, ha apoyado el acuerdo Transpacífico.

Mi opinión: Si Hillary Clinton ganara la Presidencia, seguiría los pasos de sus predecesores demócratas y apoyaría los acuerdos de libre comercio una vez electa, porque estos acuerdos suelen aumentar las exportaciones de los países participantes. Y una marea creciente levanta todos los barcos.

Además, no firmar acuerdos comerciales como el Transpacífico permitiría a China imponer su propio sistema de comercio en el mundo mediante acuerdos comerciales como los que ha firmado, que carecen de cláusulas laborales, ambientales o anticorrupción.

De manera que aquellos de nosotros que apoyamos el libre comercio no debemos perder mucho el sueño por los comentarios anti-TPP de Hillary. Ella terminaría apoyando el libre comercio, tal como lo ha hecho Obama, y tal como lo hizo su esposo cuando era presidente.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Empresarios por la Educación impulsan estrategias de evaluación sobre el aprendizaje a distancia
noticia Méndez Vides
Patadas de ahogados

La opinión pública está harta de la tensión.

noticia Moisés Naím
Las tres guerras de Donald… y las que vienen


Más en esta sección

Circulan audios de la PNC en los que se ordenan capturas

otras-noticias

Piden la renuncia de Gendri Reyes como ministro de Gobernación

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

Publicidad