[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Multitudes sin líderes

opinion

La necesidad es mucha y la esperanza abunda para encontrar un lugar para descansar, trabajar y tener un ahorro, si se puede.

Otra fecha y no pasó nada. Dentro de los acontecimientos que se han registrado en los últimos tiempos, la migración de millones de personas que huyen de Siria sumida en una guerra civil, del horror de la guerra, de la barbarie, del terror y la deshumanización absoluta por el radicalismo, el fanatismo y la ambición de poder y control del mundo. Es patético ver las imágenes del desplazamiento de familias enteras que buscan salvación, un refugio, un lugar para seguir medio viviendo, mientras otros se dedican a infundir otro terror a través de falsas predicciones sobre el final del mundo a través de las redes sociales que se tornan poco confiables, como la del pasado 23 de septiembre que no hubo nada relevante, a no ser los fenómenos naturales que se dan en esta época en los océanos Pacífico y Atlántico: depresiones y tormentas tropicales.

La necesidad es mucha y la esperanza abunda para encontrar un lugar para descansar, trabajar y tener un ahorro, si se puede. En el Mediterráneo se incrementó la crisis por el flujo de personas que buscan alcanzar a Europa y vivir en calidad de extranjeros, huyendo de la miseria. América también tiene un flujo migrante que, como en todas partes del mundo, encuentran personas que medran con su esperanza y se convierten en el señuelo del peligro, la detención y la expulsión. Pagan por ser llevadas a Estados Unidos y si no logran alcanzar su sueño –lo que sucede con frecuencia– se quedan perdidos, en la miseria, con deuda de miles de quetzales, sin dólares y sin esperanza. Víctimas de la pobreza de sus países, donde no hay fuentes de trabajo, no hay inversión por la inseguridad, la incredulidad, sin pago de impuestos, la corrupción, el contrabando, y el saqueo constante hasta dejar a un país sin dinero.

Dice la Biblia que Jesús “Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor”. En Guatemala no ha habido un dirigente que reúna las cualidades de un líder nato, por eso la admiración pública adolece de una estructura sólida y se cometen hechos de corrupción que llegan al escándalo, al cinismo, la ley solamente ha tenido destellos de claridad pero no llega pronta ni cumplida. El Congreso aprueba leyes demasiado caras porque no llegan los diputados a su trabajo, porque tampoco ahí existe un liderazgo sino solamente componendas políticas. ¿Dónde no hay corrupción? La semana pasada hubo otro tiroteo en el sótano del edificio de la Corte Suprema de Justicia, porque dos bandas se enfrentaron a tiros. ¿Quién les proporcionó las armas, cómo las obtienen, no hay registros o como dicen pomposamente protocolos de seguridad? Las Escrituras dicen “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso”. Comparto, tenemos que buscar un líder que no está entre nosotros: capaz de transformar a las personas y a las naciones.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia JORGE H. LÓPEZ
Refundemos la nación

El diseño de una reestructuración debe iniciarse en el fortalecimiento de instituciones creadas por Dios como la familia, el matrimonio, el cumplimiento de los mandamientos.

noticia
Rojos aún viven

Redacción deportes — Municipal conservó sus posibilidades de clasificación a la fase final del torneo Apertura 2015, al lograr un valioso empate 0-0 como visitante ante Antigua GFC ayer en el estadio Pensativo, pese a la expulsión de su referente el Pescado Carlos Ruiz.

noticia EDITORIAL
Cincuenta años de cárcel como máximo


Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad