[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rostro de Guatemala

opinion

Este es el país de las grandes diferencias sociales, del abismo entre los que todo lo tienen y los que no tienen nada.

El rostro de Guatemala, lo mostró con crudeza el terremoto de 1976, fue el terremoto del adobe que se trajo abajo las casas de las personas de menores recursos y provocó el dolor y el llanto a millares de familias. A los más de 25 mil muertos de ese desastre, le han seguido muchos otros como el que hoy estamos lamentando. Hemos escuchado por la radio y la televisión comentarios que hieren, que pasan por sobre la dignidad de los afectados, especialmente cuando dicen que “Por qué vivían ahí, si ya se les había advertido”, “Por qué no buscan otros lugares más seguros”, “Lo que pasa es que la gente no hace caso, se expone”.

Ciertamente, era un desastre anunciado, ya se les había advertido, pero no se había hecho nada y nadie, de los millares de familias que viven en zonas de alto riesgo, puede agarrar sus tanates y largarse a otro lado porque no tiene a dónde ir. En Guatemala, según las estadísticas, hacen falta 2 millones 700 mil viviendas sin que existan políticas públicas que garanticen, en el mediano plazo, que las familias tengan acceso a una vivienda digna y segura.

El vocero de la Conred, citado por Alejandro Castillo en un reportaje publicado en Diario La Hora, dijo que “en Guatemala no hay cultura de prevención” y que cada familia debería tener la “mochila de las 72 horas que debería incluir comida enlatada, kit de primeros auxilios, un radiotransmisor y baterías, ropa y toallas”. Qué fácil es decirlo, pero la realidad es que la mayoría de los guatemaltecos viven al día y un alto porcentaje no podría “guardar” para un emergencia. Este es el país de las grandes diferencias sociales, del abismo entre los que todo lo tienen y los que no tienen nada, entre los pocos que se consideran dueños del país y de sus recursos económicos y naturales y de quienes si tuvieran un pedazo de tierra para cultivar no abandonarían el campo, ni los jóvenes, si tuvieran oportunidades en este país lleno de desigualdades, no expondrían la vida tratando de llegar a Estados Unidos.

No basta gritar contra la corrupción, los corruptos y corruptores, eso es importante, pero hay que luchar por transformar las injustas estructuras que siguen provocando la muerte, el hambre y la miseria de un alto porcentaje de la población. Hay que ponerle fin, a la injusta distribución de la riqueza y de la tierra, no hay otra forma de cambiar el rostro de Guatemala, más que reiniciar el proceso revolucionario que truncaron en 1954, porque se pretendía garantizar la educación, la salud, la vivienda y tierra para quienes la necesitan y la trabajan.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Sandra Torres promete apoyar proyectos de infraestructura en la capital

Alcalde electo Ricardo Quiñónez y candidata presidencial uneísta sostienen reunión a puerta cerrada.

 

noticia Tulio Juárez
Juan de Dios Rodríguez es mencionado en “escucha” telefónica del nuevo caso de corrupción

Juan Pablo Muralles, uno de los señalados por el Ministerio Público y la CICIG, sería sobrino del encarcelado expresidente del Seguro Social y exsecretario privado de Otto Pérez Molina.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Comando Naval del Caribe realiza jornada médica para afectados por Iota

Cerca de 170 personas con padecimientos de salud fueron atendidas.



Más en esta sección

Este año se reportan 1 mil 643 denuncias por violencia sexual en menores de 0 a 14 años

otras-noticias

Camión militar se accidentó cuando se dirigían a habilitar rutas dañadas por tormentas en Huehuetenango

otras-noticias

Detienen a 230 personas en operación contra pandillas en Centroamérica

otras-noticias

Publicidad