[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Nuestra huella ambiental


La huella ambiental de la humanidad ha crecido exponencialmente en los últimos 10 mil años.

Hoy somos más de 7 mil 364 millones de seres humanos en el planeta. Tan solo hace 10 mil años –la época en que se descubrió la agricultura– la población total del mundo era de unos cinco millones. La productividad de esta nueva actividad humana –una verdadera revolución económica– fue tal que la población creció entre cuarenta o sesenta veces, hasta llegar a los 200 o 300 millones cuando nació Jesús de Nazaret, 8 mil años más tarde. Mil ochocientos años después llegamos a los mil millones. Y tan solo en 215 años la población creció casi 7.4 veces.

Para conocer nuestra huella ambiental –el efecto real que los humanos causamos en el medio ambiente con nuestra existencia y nuestra actividad– debemos considerar no solo nuestros crecientes números, sino también nuestro uso y consumo de recursos, y la cantidad de desechos que necesariamente producimos. Sin embargo, ¿cómo podemos medir estos otros factores?

Entre 1937 y 1969, Ludwig von Bertalanffy, biólogo y filósofo austriaco-estadounidense, desarrolló la Teoría General de Sistemas (TGS). Se trata de un modelo teórico que permite conceptualizar, de manera holista y dinámica, cualquier fenómeno de la realidad. En este modelo, los sistemas son conjuntos de partes interactuantes que intercambian materiales, energía e información con su medio ambiente. Es una idea tan simple, y sin embargo tan poderosa, que ha cambiado la forma como pensamos actualmente.

La utilización del modelo sistémico nos permite estimar estos otros factores que integran nuestra huella ambiental. La TGS admite simplificar múltiples factores en unos pocos, siempre y cuando tengamos y mantengamos una conciencia clara de que se han realizado estas simplificaciones. Así, podemos integrar los diversos componentes de nuestra huella medioambiental en variables simples, como el dinero o bien la energía utilizada por la humanidad.

Por ejemplo: en 1800, cada individuo humano disponía del equivalente a 175.20 dólares de 1990 por año o 48 centavos diarios. En el 2014, la cifra alcanzó los US$10,667 al año o 29.22 dólares diarios. Así, el Producto Bruto Mundial –que en 1800 era de 175,200 millones de dólares– ha crecido hasta la increíble cifra de casi US$79 millones de millones. Si, por otra parte, calculamos la energía consumida por la humanidad, hace 10 mil años la cifra era tan solo de unos 220.8 gigavatios anuales, frente a los 155.9 teravatios/hora que consumimos hoy. La huella ambiental de la humanidad ha crecido exponencialmente en los últimos 10 mil años.

¿Cuánto más puede la humanidad marcar su cada vez más pesada huella en este planeta? Si consideramos que en los próximos 35 años nuestra huella, medida en dólares estadounidenses, habrá llegado a unos 250 millones de millones, y nuestro consumo de energía habrá subido a cerca de 295 x1014 vatios, ¿será suficientemente grande nuestra pequeña esfera azul para acomodarnos a todos o bien necesitaremos más planetas como el nuestro para vivir? Creo que deberíamos pensar desde ya, y desde luego muy seriamente, acerca de nuestra huella ambiental.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Comando policial rescata a niño de 10 años –hijo de dos médicos– en vivienda abandonada de la zona 4 capitalina

Secuestradores exigía a los padres Q600 mil por su liberación, confirma director policial Nery Ramos. Al momento hay dos hombres y una mujer capturados en el lugar del operativo.

noticia Fernando González Davison
Brasil: el Ejército y el gobierno de Bolsonaro

La imagen de Bolsonaro militar no debe juzgarse en su representación política, puesto que dejó el Ejército en 1988.

noticia Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Bonos soberanos de Guatemala se mantienen estables

Pese a los problemas políticos vividos por el país en los últimos días, los mercados internacionales no han reaccionado negativamente.



Más en esta sección

La de los ejotes largos.

otras-noticias

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Publicidad