[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El arribismo que destruyó Guatemala

opinion

Viven en sus eclécticos palacios, construyen en las playas man-siones de revista.

Al día de hoy, la situación de abandono, miseria, desnutrición y marginamiento que padecen millones de guatemaltecos, se debe a múltiples causas, pero una de las más significativas es el despojo de la riqueza, que practican las partidos políticos y sus allegados protegidos que manejan el poder acentuado por la ignorancia, incapacidad y un impulso desmesurado de arribismo que los caracteriza. Nadie puede negar que 14 millones de personas estamos en las manos de una fortalecida gavilla que transformó la incipiente democracia, en un reducto de enriquecimiento insaciablemente ilícito, al que los de turno, no piensan renunciar.

 

Bastaría regresar a las décadas de los 60 y 70 cuando la marea que inició el despojo del erario y el aprovechamiento de los recursos nacionales, identificó a los personajes de la vida política, que transmitieron la doctrina de que, en este país, se puede robar a granel, si se respeta el ingrato pacto: “El sucesor nunca debe juzgar los desfalcos que hicieron sus antecesores y los venales de su equipo”. Ydígoras, por sus concesiones a la venta del pollo y la explotación de los bancos de camarón; los gobernantes militares los secundaron con la concesión de la explotación marítima y se sirvieron a su antojo con el repartimiento de la Franja Transversal del Norte y buena parte de lo que el Fydep regaló en Petén a sus séquitos de allegados. Los siguientes, prefirieron conceder la explotación del petróleo y sus eternas regalías. Más cercanos: la explotación minera, convirtieron el Ocret en el reducto al alcance para repartirse las playas de todo el país. Tan insaciables son ahora, que se roban también buenos trechos de las áreas protegidas. Son los mismos gobernantes los que han fomentado ese ángulo de robar a manga ancha, sin que nadie les reclame absolutamente nada. Su onda expansiva se convirtió en la mayor destrucción del desarrollo del país.

 

En la década de los 90, cuando los alcaldes y los consejos de desarrollo tuvieron presupuesto para sus comunidades fue el acabose. Los diputados departamentales se volvieron empresarios y así se conformó el triángulo del engaño y sobreprecios a las comunidades que tanto desarrollo les han cercenado. Pronto los narcos se dieron cuenta, que no debieran descansar solamente en las manos de algunos policías y comandantes. Les echaron el ojo a los alcaldes fronterizos para aliviar todas sus penurias. Con el presente Gobierno la alta corrupción se entronizó desde los cargos de Presidente y Vicepresidenta hasta el más amargado vista de aduanas.

 

Las muestras del arribismo social y económico de todos estos estratos políticos, por su violento enriquecimiento explotan en todo el territorio. Los excesos en sus formas de vida tocan las fronteras de criminalidad social, mostrando sin desvergüenza los trofeos de su cínica existencia en bienes, transporte, vestimenta, vida social etcétera.

 

Viven en sus eclécticos palacios, construyen en las playas mansiones de revista; a fuerza de testaferros se convierten en empresarios, finqueros, para presumirnos de ganaderos y criadores de caballos. Compran su avioneta a nombre de su viejo compadre. Y lujo que miran en la vida de personajes de telenovela, lujo que se les antoja. Padecen del complejo del pobre que quiso tener dinero, la cabeza no le dio, pero que solo por convertirse en político, se pudo enriquecer.

 

Son el ejemplo de inmoralidad diseminada en todo el territorio, a los que sus empleados les sonríen, cuando ponen a su amante de oficinista, y el acostón les sale gratis, porque nosotros pagamos el salario de los dos. Enseñan a sus hijos y esposas a ser sinvergüenzas por la vida que se dan y el lujo con que se mueven. ¿Votará usted por alguno de estos pillos? Yo no.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
¡Con Barbie, tú puedes ser lo que quieres ser!
noticia Conversación por: Claudia Méndez Villaseñor
“…era como ir en carro a la hora pico, el tránsito es tan denso que uno no puede caminar aunque quiera o tenga prisa de llegar”.

José Alfonso Cabrera fue hasta el viernes, ministro de Salud. Su lugar es ocupado por Lucrecia Hernández Mack. El exfuncionario confía en que los conocimientos de las nuevas autoridades les permitan superar una serie de problemas estructurales del Ministerio. Sin embargo, advierte que es probable que la “burocracia y el tortuguismo”, con la que evolucionan los procesos les impida avanzar lo rápido que quisieran. Tal y como a él le sucedió.

noticia Rony Ríos
Los cinco abogados que aspiran a una magistratura en la CC

Los magistrados de la CSJ se reunirán hoy en pleno para revisar las hojas de vida de los aspirantes.



Más en esta sección

Centros de Bienestar Respiratorio han beneficiado a capitalinos de 31 lugares

otras-noticias

Moderna solicitará el lunes autorización para su vacuna de Covid-19 en EE.UU y Europa

otras-noticias

Alcaldía indígena de Sololá bloquea carretera en ruta Interamericana

otras-noticias

Publicidad