[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Vidas políticas para reflexionar

opinion

Hace unas pocas semanas, Ángela Merkel, jefa del Gobierno alemán durante 16 años, fue despedida de su cargo con una salva de aplausos nacional, de unos 6 minutos de duración. En los días posteriores la vimos ir de compras al mercado cantonal vestida de manera casual, sin nada que dijera que había sido la mujer más relevante de los últimos 16 años en su país. En otras palabras, terminó sus días de jefa de gobierno querida por la gran mayoría del pueblo alemán, lo que merece envidia de la buena de todos los que nos interesamos en la política. 

Mientras en Austria, el canciller de ese país renuncia por sospechas de corrupción y nombra a un sustituto. Lo cual, entre paréntesis, es una práctica normal en los países europeos. Si un funcionario tiene sospechas serias de corrupción, previo a cualquier juicio legal, opta por la renuncia, y que luego los tribunales hagan su trabajo, pues se entiende que el ejercicio de la función pública no puede estar asociado a las formas de corrupción que son moneda corriente en otras latitudes. 

No quiero decir con esto que en Europa no haya corrupción, ni quiero decir que los políticos europeos son unos angelitos, pero sí subrayo que el ejercicio político no tiene los ribetes que en nuestro país ha alcanzado esa forma rara de hacer política y de ejercer las funciones públicas. Pero en otros países existen códigos de conducta, reglas que pueden no estar escritas, pero que todo mundo respeta, son las famosas reglas del juego que operan en la vida cotidiana. Eso forma parte de las certezas que la sociedad tiene en sus gobernantes. 

En nuestro caso, los dos últimos presidentes han salido por corrupción de mala manera. Uno directo a la cárcel, otro en medio de abucheos, al grado que el último tuvo que ir corriendo bajo tomatazos a refugiarse al Parlacen. Lejos de los 6 minutos de aplausos en Alemania. Y luego anda escondido, acaso de antro en antro, pero escondido. No se puede presentar en público, pues es abucheado. 

Estoy hablando de ese concepto que es la ética en la política. De la ética en la función pública, del prestigio del hecho político, que por lo que sabemos no existe en estos tiempos en nuestro país, y eso que falta en nuestro país es lo que sobra en políticos de la talla de Ángela Merkel, quien desde una potencia como Alemania nos dice cómo se debe comportar un político que deja el cargo. 

El otro ejemplo, más cercano de nosotros, es el expresidente Pepe Mujica, quien hace unos meses se despidió de la función pública como senador, pues consideró que no podía ejercerla, pues con la pandemia era difícil tener una interlocución sana y constructiva con la gente y se retira a su granjita. En este caso si bien no hubo 6 minutos de aplausos en el país, el senado, de pie, le rindió una ovación, por una labor ejercida desde la ética y desde el compromiso de servir. Gran diferencia entre países y el comportamiento político de personajes políticos de Alemania, Uruguay y Guatemala. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Este perro de servicio acude a una juguetería como recompensa por su labor

Óscar es un perro de servicio ejemplar y junto a su compañera, Atlas, recibieron un regalo especial.

noticia Europa Press
Este perro se emociona al conocer a una bebé de ocho meses

La bebé tampoco se quedó atrás y su emoción podría decirse que estaba a la par de la del perrito.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Salud publica nuevos horarios para centros comerciales, supermercados y mercados

Totonicapán amplía horario de ley seca para evitar más contagios del nuevo coronavirus.



Más en esta sección

Este producto acelera drásticamente el envejecimiento

otras-noticias

Estos son los síntomas de un derrame cerebral inminente

otras-noticias

Mingob defiende Estado de Sitio en El Estor, Izabal

otras-noticias

Publicidad