[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La ley de John Fitzgerald Kennedy

opinion

Nuestro país ha recorrido un largo y tortuoso camino desde que nos convertimos en una democracia en papel.

“Aquellos que hacen el cambio imposible vuelven la violencia inevitable”. Esta ominosa y profética frase del difunto presidente John F. Kennedy parece describir perfectamente la tormentosa travesía del proceso civilizatorio en su etapa adolescente. La violencia política es un fenómeno que suelen experimentar las sociedades en desarrollo cuando un cambio social frenético y la movilización política chocan con la naturaleza farragosa de sus cambios institucionales. Huntington, al igual que muchos de sus contemporáneos, pareciera compartir las impresiones de JFK al 100 por ciento en su clásico El orden político en las sociedades en cambio. Es aquí, estimado lector, donde creo que conviene analizar parte de la trayectoria del desarrollo político en Guatemala. Esto mismo, a través de dos conceptos que nos presenta el autor: la sociedad cívica y la pretoriana.

Antes de entrar de lleno en el análisis conviene explicar qué se entiende por sociedad cívica y pretoriana. En términos simples, en la sociedad pretoriana las instituciones son meras herramientas a disposición de intereses particulares. Las leyes, la fuerza militar y en general las instituciones políticas se modifican y retuercen para acomodarse a la voluntad del astuto de turno. Estas nociones han estado presentes desde los días de Platón y Aristóteles, “un sistema donde los gobernantes actúan exclusivamente en su propio interés”. Por otro lado, tenemos a la sociedad cívica. Esta última se caracteriza por un entorno en el que las instituciones no son meras marionetas que maneja la mano de turno, sino una arena de competencia en donde todos siguen las mismas reglas. Por lo tanto, está en el interés de los competidores defender lo que se percibe como “interés público”. Incluso, si esto significa sacrificar parte de sus agendas personales. De lo contrario, el uso interesado de las instituciones podría verse como un ataque directo al principio de competencia justa en el terreno político. En estas sociedades la reputación lo es todo. Sencillamente, en una predominan los intereses privados y en la otra el interés público de la ciudadanía encarnado en la institucionalidad.

La naturaleza de estas dos realidades también afecta los cambios que se observan en ambas. En la sociedad pretoriana, las instituciones son débiles y las fuerzas sociales que las controlan por turnos son fuertes. Por lo tanto, los cambios son súbitos, bruscos y efímeros. “Se flota entre los extremos de la monarquía absoluta y la democracia desenfrenada”. Por el contrario, en la sociedad cívica los cambios son paulatinos incrementales y duraderos. Para que persista la sociedad cívica tendría que existir un sentido de responsabilidad ampliamente compartido hacia la preservación de conceptos como sociedad civil y derechos humanos. Naturalmente, es el primer modelo de contrato y cambio social el que suele predominar en países en desarrollo. Precisamente, como en el caso guatemalteco.

Pongamos un horizonte temporal para ejemplificarlo, la Guatemala de la segunda mitad del siglo XX. En el caso del país centroamericano, la cooptación interesada del Estado solía darse desde la institución armada. Caudillos militares, con suficiente capital, político o social, ocupaban temporalmente la jefatura del Estado guatemalteco. Especialmente, entre los años 60 y 70, esta instrumentalización del Estado vino acompañada de una erosión institucional descarada y de enriquecimiento personal a expensas del mismo. Los cambios de estafeta en el mando de la nación no se sucedían a través de procesos democráticos regulares, sino de fraudes electorales o incluso golpes de Estado. Casos ilustrativos de deterioro institucional son el golpe de 1963 y los fraudes consumados en 1974 y 1982. Ahí valía el hierro, no la pluma. Igualmente representativo de las dinámicas de una sociedad pretoriana fueron las múltiples acusaciones de corrupción durante el gobierno del general Romeo Lucas García. En dicho periodo, según la historiadora Jennifer Schrirmer, la Franja Transversal del Norte (rica en hidrocarburos) fue repartida por parcelas entre la alta oficialidad allegada al gobierno de entonces. Por ende, podemos ver cómo en el caso guatemalteco se repite aquello que aqueja a las sociedades pretorianas.

Nuestro país ha recorrido un largo y tortuoso camino desde que nos convertimos en una democracia en papel. Sin embargo, aún sufrimos muchas de las dinámicas que nos aquejaban entonces. ¿Por qué? Porque no hemos internalizado como sociedad la aceptación y promoción de algo como una sociedad civil e incluyente. Hasta que esto no cambie seguiremos siendo presas de las caóticas fuerzas de nuestra historia y nuestros propios impulsos de rabia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Bolivia rescata un punto contra Colombia

Colombia y Bolivia se quedaron con un sabor amargo al empatar 1-1 este jueves en el estadio Hernando Siles de La Paz, por la novena fecha de la clasificatoria sudamericana al Mundial Catar-2022.

 

noticia Emma Gómez / Colaboradora de elPeriódico
Mujer de 105 años tuvo problemas para registrarse para recibir la vacuna

El pasado 15 de junio, María Cristina Juárez Robles, cumplió 105 años. Sin embargo, en el Renap aparecía como fallecida. Doña Cristina, quien ha vivido dos pandemias, la gripe española y el COVID-19, espera que se resuelva su situación para recibir su primera dosis. 

noticia AFP
Liverpool recupera terreno

El Liverpool regresa al podio de la Premier League tras imponerse 3-1 en su visita al West Ham y con la derrota del Leicester frente al Leeds de Marcelo Bielsa por el mismo resultado, en duelos de la 21ª jornada del campeonato inglés.

 



Más en esta sección

China prueba con éxito un supermotor de cohete de combustible sólido

otras-noticias

Plantean simplificar misiones a Marte rebajando requisitos ambientales

otras-noticias

Los cuatro beneficios de la actividad física en la salud del cerebro

otras-noticias

Publicidad