[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cosa Nostra a la New Jersey ¿y a la tortrix?

opinion

¿De qué sirven las leyes cuando el dinero es rey, y la pobreza no puede ver reconocidos sus derechos? (…) La justicia no es más que un artículo público… “El satiricón” de Petronio.

Interesante el reportaje de Rebecca O´Brien, en el New York Times del 14 de septiembre: la captura de 12 miembros de la familia Colombo, incluyendo al clásico Conseglieri de las estructuras mafiosas. La operación de captura estuvo siendo liderada por el FBI e incluye a Andrew Russo, descrito como el gran jefe a quien la ambición le depara la cárcel, cuando podría estar tranquilo disfrutando de sus millones malhabidos en algún lujoso complejo de playa y sol.

Aun cuando no es extraño acumular capital a base de sangre y lodo, lo interesante es hilar más fino de cómo se entretejen hoy estos procederes en un entorno urbano de gran calado, pleno de supervigilancia y regulaciones, en donde bien vale la pena reconocer que el tema penal ex post y sancionatorio muchos años después de las faltas, al individualizar, sin remover estructuras, deja mucho trecho para el imperio del mal y las corruptelas.

El mandamás del grupo criminal fue pescado por esquemas de lavado de dinero, préstamos de usura y coerción alrededor del control violento en la ubicación de puestos de trabajo en el sector de la construcción, incluyendo la falsificación de certificados federales de permisos de trabajo. La acusación atribuye a la organización mafiosa de orquestar durante más de dos décadas un esquema extorsivo a sindicatos domiciliados en el conocido sector del Queens, en donde habitan miles de familias de origen latinoamericano.

Lo que empezó como un descabezamiento de un sindicato, acompañado de amenazas y palabrotas (tan comunes en los mafiosos, hasta en el parlamento chapín), se expandió hasta conformar toda una industria artesanal, marca Colombo, en donde el clan asumió el control de los contratos sindicales acompañados de falsos certificados de construcción, tráfico de marihuana y préstamos de usura, dice la acusación.

Michael J. Driscoll, del FBI, quien fungió como el director asistente de este proceso penal, sabiamente declaró: “La cintura de las familias del crimen de la ciudad de Nueva York está viva y muy bien”… Y es que lo penal y las multas individuales no lo son todo al apuntar a una persona mientras que el sistema continúa intacto y bien aceitado. Antes de Andrew Russo operaba otro gran jefe, un tal Carmine J. Persico, quien murió bajo custodia federal en una cárcel de Carolina del Norte en el 2019.

Valga aquí la descripción de una pequeña muestra actual de la Cosa Nostra de grandes ligas, que a lo mejor hasta invierte y cotiza en Wall Street. Valdría la pena poner las barbas en remojo para identificar la Cosa Nostra tropical… “a la tortrix”. 

Violencia, sobornos a cortes, abogados y policías, parece ser el común denominador, así como a políticos locales, gobiernos municipales, pero en un entorno pequeño y abierto como el guatemalteco no suena extraño entonces que las más altas cúpulas de la clase política nacional puedan entrar en mayor contacto de cooptación con estas estructuras que operan bajo el aliciente de muchos dólares desperdigados por todas partes. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Néstor Ahumada / Escritor invitado
Certeros en la segmentación, certeros en las ventas

Comunidad

noticia Luis Aceituno
Para sobrevivir a la tormenta

Lado B.

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Trabajadores de fincas bloquean ruta a El Estor

Trabajadores de fincas bloquean ruta a El Estor exigiendo mejoras salariales.



Más en esta sección

América será sometido a un dura prueba

otras-noticias

Rublev queda eliminado

otras-noticias

Primer triunfo de la Real Sociedad

otras-noticias

Publicidad