[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

En el suelo

opinion

Cuando veo las fotos de los pacientes de los hospitales durmiendo en el suelo, solo me da pie para comentar la situación que padece el pueblo guatemalteco. Por los suelos están los enfermos, pero también por los suelos la credibilidad del señor presidente. ¿No prometió acaso, el ahora rebautizado Yammanetti, que iba a honrar la confianza que la ciudadanía había depositado en él? ¿Recordamos aún aquellas emocionales muestras de quien ahora tiene en las manos el mando, su pena al hablar de la desnutrición infantil, la cual decía que no debería, no podría, no sería tolerada ya nunca más? Y sobre todo, ¿no aseguró a los confiados oyentes o televidentes en su toma de posesión que la endémica corrupción en Guatemala terminaba “hoy”, cuando quedó investido como presidente de la República? Comprobada la falsedad, hoy la población le pide su renuncia. 

El detonante —ya se ha comentado— fue un acto servil e indigno, además de indignante, de parte de la fiscal general, Consuelo Porras. Resulta que el pueblo tenía una esperanza, esperanza de que en nuestro país iba a empezar a instaurarse el régimen de leyes, el anhelado y urgente Estado de derecho. La esperanza del pueblo estaba encarnada en un fiscal cuya labor, nacional e internacionalmente, estaba ampliamente reconocida como honesta y eficiente. Juan Francisco Sandoval era para la amplia mayoría el “campeón anticorrupción”, el campeón del pueblo, reconocido nacional e internacionalmente. Pero no, por aliarse con los corruptos, traicionando todas sus promesas, el presidente, obviamente, le pidió lo que quiso a su “amiga”, la señora Porras. Amiguismo descarado, ¿o no? Ella procedió, servil y obsecuente, a destituir, sin respetar ninguna ley ni procedimiento decente: de un plumazo lo destituyó. Consecuencia: en el suelo se encuentra el aprecio de la población mayoritaria por el presidente y por la fiscal. Muy merecido. En el suelo están los pacientes; en el suelo también, el Estado de derecho, el cual se ha transformado en nuestro país en un estado de desvergüenza. En el suelo, la confianza que el pueblo de Guatemala depositó en quien hoy ocupa la presidencia de la nación. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Juegos Olímpicos de Tokio siguen firmes

Las diversas partes implicadas en la organización de los Juegos de Tokio, pospuestos de 2020 a 2021 por la pandemia de covid-19, reafirmaron este viernes su intención de mantenerlos en las fechas previstas (23 julio-8 agosto), a pesar de las informaciones sobre una posible renuncia por parte del gobierno japonés.

 

 

noticia Redacción Cultura
Billboard Music Awards: homenaje a Pink y ganadores al momento

En una gala presencial en el Microsoft Theater en Los Ángeles se brinda un tributo a la cantautora estadounidense.

noticia AFP
Blinken viaja a Centroamérica para abordar el espinoso asunto de los migrantes

El objetivo del viaje es dar pasos para cumplir con la voluntad del presidente Joe Biden de atajar las «causas profundas» de la migración.



Más en esta sección

Diputado denuncia vencimiento de pruebas en hospitales de Escuintla y Zacapa

otras-noticias

Inacif determina causas de muerte de pareja

otras-noticias

Trabajadores del MP son detenidos con Q200 mil en efectivo

otras-noticias

Publicidad