[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los aires frescos de la mentalidad disruptiva

opinion

El sentido de oportunidad es fundamental.

Un mundo lleno de oportunidades; una visión marcada de optimismo; una búsqueda constante de soluciones a los desafíos presentes; una voluntad de trabajo incondicional; y, sobre todo, la convicción que un mejor futuro es posible. Estos fueron los mensajes percibidos esta semana   al convivir con fundadores de los llamados ‘startups’ tecnológicos, sus equipos ejecutivos, y las personas que se relacionan e invierten en este sector en el mundo desarrollado. Toda una diferencia con la mentalidad negativa y la resistencia al cambio que se percibe, en Guatemala. 

El sentido de oportunidad es fundamental. En este entorno lo que sus integrantes se enfocan es en pensar que puede mejorarse, que puede innovarse, que puede ser más eficiente. La energía no está en defender el pasado o tratar de preservar el presente. El enfoque es lo contrario, es la disrupción del presente para mejorar el futuro, en cada uno de los sectores de la economía, con un enfoque claro en el consumidor y con el entendimiento que es la escala lo que hace viable tener un servicio de calidad a costo razonable. Se busca la rentabilidad, dentro de un esfuerzo por bajar los precios y mejorar la experiencia del cliente. Toda una diferencia.  

En este mundo no se permite el “no se puede” o el típico razonamiento de “vale más lo viejo conocido que lo nuevo por experimentar”. Es la mentalidad de cambio que se requiere para resolver viejos problemas y sistemas obsoletos. No pude dejar de experimentar una incomodidad al recordar la resistencia a toda propuesta de cambio a los desafíos históricos en el país, sean estos los de una verdadera integración en la diversidad, la búsqueda de cambiar el sistema de educación pública o el modelo de gestión de la infraestructura vial, por citar algunos ejemplos evidentes.

Otra característica importante es la actitud ante el trabajo. No se percibe, como posible, lograr grandes resultados sin esfuerzos considerables y largas jornadas de trabajo. Es una cultura de compromiso, de dedicación y resaltar que “se cosecha lo que primero se siembra”. No se le pide cumplir un horario sino resultados a sus miembros, porque el compromiso de trabajo, se da por hecho. En las sociedades donde, por el contrario, se establece una cultura del mínimo esfuerzo, de trabajar solo cuando me vigila un supervisor, de cambiar solamente cuando es inevitable, es lógico que el futuro sea peor que el pasado o cuando más, igual al presente. Tan sencillo de entender, y tan difícil de lograr el cambio de actitud. 

La convicción de que un futuro mejor es posible es otra característica fundamental. El poder ver los problemas como oportunidades de mejora. De estar comprometidos a promover el cambio, en lugar de resistirlo. De utilizar la innovación como un aliado y no como peligro latente. Es hacer de la incertidumbre el motor para la acción y la mejora. En síntesis, una semana de percibir los aires frescos de la mentalidad disruptiva.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ing. Pedro Cruz Rivera
Corte celestial o control constitucional

Sociedad de plumas

noticia EFE
Exministro salvadoreño de Seguridad es capturado por actos de corrupción

Ramírez Landaverde fue nombrado ministro de Justicia y Seguridad por el expresidente Salvador Sánchez Cerén (2014-2019) y también se desempeñó como director de la Policía Nacional Civil (PNC).

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Galería | Continúa la vacunación contra el COVID-19 de menores de edad

Guatemala ya superó las 7.5 millones de dosis administradas.



Más en esta sección

América será sometido a un dura prueba

otras-noticias

Rublev queda eliminado

otras-noticias

Primer triunfo de la Real Sociedad

otras-noticias

Publicidad