[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Me rehúso

opinion

Me rehúso a celebrar el desgaste, el sarro, el óxido.

Me rehúso a celebrar el dolor. A hacer alharaca de siglos de abandono. Me rehúso al colonialismo rancio, al sistemático racismo y a la burla histórica de las élites con la hegemonía por el mango. Sí, me rehúso a festejar la exclusión, el genocidio escondido debajo de la alfombra por muchos y a todas aquellas herramientas utilizadas por el Estado para garantizar el saqueo y el mantenimiento constante de corrupción a mansalva. Me rehúso a celebrar el desgaste, el sarro, el óxido de nuestra supuesta democracia. Imposible aplaudir una economía sin conciencia de los problemas de los desposeídos y de la ferocidad de la desigualdad. Imposible celebrar la doctrina vulgar del “progreso” como un sofisma que hace desaparecer bienes, pueblos y verdades, y retroceder la dignidad, la fraternidad y la prosperidad. Me rehúso a todo lo que uniformiza el mundo en el mercado, convirtiendo a cada ser humano en mercancía. Me rehúso a aceptar las injusticias con la larga duración de más de 200 años (aunque reconozco y aplaudo la Primavera Democrática…, muy pronto rota; Acuerdos de Paz…, muy pronto rotos. Y lucha por reivindicaciones indígenas, claro). Me niego al abismo, al individualismo y a los discursos vacíos de retórica espumante. Me rehúso a acomodarme a las invisibles instituciones que no resuelven nada. Inviable celebrar la educación ausente. 

Nada qué celebrar frente al hambre, la desnutrición, el analfabetismo, el desempleo, la feroz depredación del ambiente, la violencia desbocada, la migración forzada, la enfermedad desatendida, la discriminación (ignorar necesidades es reproducir discriminación). Me niego a cometer el delito del silencio. Inviable tolerar el feminicidio diario que trunca tantas vidas. Me rehúso a celebrar con los brazos cruzados y de espaldas a la verdad. Me rehúso a aceptar la falsa y doble moral de los dogmatismos. Me rehúso a que toda diferencia sea confiscada. A la homogeneización forzada que pretende desdibujar la diversidad y el pluralismo; a un Estado sin derecho. A un Estado que desdibuja a la niñez. A un Estado sin manos. A un Estado sin Estado. Y a la escuela de baja intensidad.

Pesimismo realista. Sí. Ese que debe abrir las puertas a la indignación; esa que nos incline a sumarnos al cambio; ese que nos dirija al bien común, al proyecto serio y a una nueva primavera donde el sol sean los pueblos. O sea, sumarnos a la verdadera emancipación. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Editorial
Sin vacunas pero con requisitos para vacunarse
noticia Cesar Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Hallan muerto a docente que ayudaba a niños a recibir una educación

El maestro había sido reportado como desaparecido.

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Alcatel y TCL prevén crecer 20 por ciento en la región

Con el lanzamiento de una línea oficial de celulares bajo la propia marca de TCL, la compañía busca posicionarse en el gusto de los consumidores.



Más en esta sección

¿Por qué subdesarrollados? (II Parte)

otras-noticias

Capturan a personas que incumplían medidas de bioseguridad en negocio de zona 10

otras-noticias

Episodio #19: Una mirada histórica al Bicentenario; conmemorar, más que celebrar

otras-noticias

Publicidad