[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Sol bajo el mar

opinion

Cargo con los recuerdos de mis otras vidas. Son imágenes breves, como el instante en el que parpadeo para vigilar a mis huevecillos, o las veces en las que veo como se cuela la luz del sol para acariciar a los corales. Esa misma luz que tornasolea mis aletas. Últimamente no sé qué hacer, o qué se supone que debería hacer, entonces hago aquello que sí sé hacer; eso de lo que tengo certeza. Nado, nado y nado hasta encontrarme, o, al menos, hasta intentar silenciarme. No puedo olvidar el accidente de mi vecina, ni haber visto por primera vez sus manos sin dedos. Nado y me encuentro con el recuerdo de la primera noche de mi hijo en la casa familiar. Esa noche, mi esposa y el pequeño durmieron más de quince horas, supongo que ese es el descanso que se merecían después de la batalla que tuvieron con esa ruptura que significa parir y nacer, y abrazarse a la vida. Sí, esa noche no la voy a olvidar, tampoco quiero. Pero, ¿cómo mantener intacta mi memoria, entre todo aquello que quiero recordar y todo lo demás que me atormenta? Tampoco olvido la vez que me enamoré del Duende. Mis abuelas siempre me advertían sobre trenzar mi pelo, porque ya estaba en edad. Era importante llevar trenzado el pelo cuando íbamos al molino, para evitar cualquier accidente, aunque yo pensaba que secretamente era una orden para disimular mi mulatez. Todo resultó en un doloroso despiste. Morí de hambre. Sentía que sus promesas creaban una ramificación de fisuras que se expandían dentro de mí, las manos me sobrepasaban y se inundaban de mis miedos. Los temblores venían y me sofocaban, mientras él me encandilaba con su maquiavélica guitarra. Quería dejar de verlo, no escucharlo nunca más, no sentir eso que me hacía sentir, quería que no me gustara, pero siempre cedía. Sus promesas me quebraron hasta enloquecer, hasta que dejé de comer para abandonar mi desquicio. ¿Qué piezas suyas siguen incrustadas en mí? Sigo nadando, esperando que las profundidades del mar sean clementes conmigo, mientras alejan de mí toda la amargura, todo el sufrimiento. Yo quisiera dejar de sufrir, pero mis recuerdos amargos son mi condena. Busco una tregua para el dolor. Hablar de olvidos sería fácil de no ser por esas punzadas que laten y no me dejan, y de no ser por la dulzura de lo vívido que, aunque ya no es, no quiero soltar. Llego a las profundidades del abismo y apenas hay luz, pero eso no me impide ver mis colores, y pareciera que la tortura está por terminar. Siento que es otro día más en el que logré librar la batalla que supone la ruptura entre los pactos anteriores y el presente. Otro día más en el que logro escapar de las fauces de mis tormentos, aquellos que me desconectan de la posibilidad de apreciar los colores de la luz del sol, de acostarme entre los corales y sentir que la vida es buena conmigo. Pido perdón si alguna vez no pude ver la solaridad vibrante de los demás. Si algún día, mi sensibilidad me arrastra hacia parajes habitados por la razón, si dejo de nadar, quiero se sepa que siempre intente encontrarme, que no era —ni es— mi intención no poder ver cuando la luz del sol me abraza. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
El #SnydersCut deja una de las más grandes interrogantes ¿sucederá o no el Knightmare timeline?
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Viceministro Coma espera que existan sanciones contra organizadores de fiestas en Quiché

Señala que hay normas del semáforo de alertas que se deben respetar.

noticia AFP
Independencia judicial y lucha contra la impunidad, agenda de Kamala Harris en Guatemala

Para la coordinadora de la organización Alianza Américas, Hazel Contreras, Guatemala llegó a un punto preocupante por el “debilitamiento de la institucionalidad” orquestado por un “Pacto de Corruptos”.



Más en esta sección

Porras pide fondos para pagarle Q249.6 millones a contratistas

otras-noticias

Guatemala registra más de 100 mil casos de desnutrición aguda en seis años

otras-noticias

Tras la firma del ex-Decano de Derecho de la Da Vinci

otras-noticias

Publicidad