[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Controlar un país es distinto de gobernarlo

opinion

Políticas erróneas, acciones torpes y tardías, nos tienen sumidos en crisis.

Pasar 20 años en campaña con el sueño de ser presidente llevaría implícito 20 años de programar un legado impresionante, dejar huella en la historia y marcar un cambio de rumbo de este castigado país. Sin embargo, la realidad fue otra; más que dejar un legado, la consigna parece ser dejarnos sin país.

La pandemia literalmente agarró a todo el mundo con el “calzón abajo”, sin lugar a dudas. La diferencia fue en cómo se percibió la realidad y lo que esto conllevaría en el futuro. Ningún gobierno en el mundo fue exitoso en el manejo de la pandemia; sin embargo, los líderes con visión de Estado sí gestionaron una salida pronta y eficaz. Cito dos connotados empresarios, Donald Trump y Sebastián Piñera, quienes, acostumbrados a prever el futuro con decisiones rápidas, entendieron inmediatamente la necesidad de reformar sus sistemas de compras y mantener su “máquina de guerra” bien abastecida y motivada. El presidente Trump invocó las leyes de guerra para obligar a fabricantes a producir ventiladores y suministros médicos y acaparó la producción de vacunas; el presidente Piñera salió a comprar todo lo que pudo antes que nadie en Latinoamérica. El presidente Biden cosechó lo sembrado.

El resultado está a la vista; dos países con filosofía distinta, un negacionista y uno que sí creyó en los confinamientos y restricciones. Ambos ya vacunaron a un altísimo porcentaje de sus poblaciones y sus sistemas de salud están robustos. La consecuencia es la vuelta a la normalidad, cosa que en Guatemala se mira aún a años luz de distancia.

¿Qué tuvimos que hacer?

Mientras se siga empecinado en el control de la población en vez de su bienestar, se seguirán cometiendo los mismos errores. La pandemia ya nos ha cobrado una factura muy alta y miles de personas se hubieran salvado. No se ve la luz al final del túnel.

Desde el año pasado, cuando se tenía la mayoría legislativa incondicional, debería haberse enviado un paquete de reformas a dos leyes clave: la Ley de Orden Público y la Ley de Compras y Contrataciones del Estado. 

Debería haberse creado un nuevo estado de excepción, creando el estado de emergencia sanitaria con una base legal con enfoque en los derechos humanos, y así poder regular mejor los horarios y limitaciones de movilidad, el semáforo y restricciones sanitarias y las que tuvieran evidencia epidemiológica. Hacer transparente el sistema de adquisiciones, evitando el burdo sistema de compra directa, y el abastecimiento y aseguramiento de la red de servicios de salud.

Se debió haber reformado la Ley de Compras y Contrataciones con el fin de asegurar compra ágil, suficiente, transparente, de calidad, y lograr economías de escala, creando nuevos mecanismos, como la compra internacional directa a proveedores y un renglón especial para la contratación de recursos humanos, obviando el engorroso trámite de contratación de personal actual.

Debió haberse creado la base legal para la planificación de compras en pandemia y dar lineamientos para elaborar planes de adquisiciones por emergencia sanitaria. Planificar compras de salud en tiempos normales no es lo mismo en circunstancias excepcionales.

Estos cambios legales debieron ser acompañados por un paquete de reforma administrativa en el Ministerio de Salud para mejorar la regulación y sanción, el monitoreo y vigilancia epidemiológica, las compras y contrataciones y el fortalecimiento de la red de servicios, acompañado de un cambio para transparentar el proceso de registro sanitario de los insumos y suministros para, de forma eficiente y rápida, poder abastecer la red de servicios de salud, tanto pública como privada.

Sin estos cambios vemos resultados como compra de “pruebas falsas” que aún no se dilucida, jeringuillas sin registro sanitario de la OMS y, por supuesto, el tan cuestionado contrato de las Sputnik V, seguido del colapso de los hospitales y rogatorias de ministros con el “corazón arrugado”.

Y en el campo político se tuvo que aprovechar al momento de la negociación del presupuesto de ingresos y egresos de la nación el haber planteado un presupuesto multianual (2021-2024) para la batalla contra el COVID-19, imitando a múltiples países que tienen claro que la pandemia no terminará este año. Un análisis con escenarios planificados según el comportamiento epidemiológico real.

Pero no, no fue así. Al final, el énfasis fue utilizar una ley de 1965 de corte militar y dictatorial con el fin de afianzar el control político y administrativo sobre la población civil.

Era más importante convertirse en dictador que en estadista…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
La Estación Espacial Internacional entra en su «edad de oro» con Space X
noticia
Por qué Bucky en un rol más importante de lo que parece en Avengers: Endgame

El último episodio de The Falcon and the Winter Soldier revela el papel que jugó Bucky en el plan del Capitán América al final de Avengers: Endgame.

noticia Europa Press
Buscan identificar vida extraterrestre

Actualmente existen numerosas formas en que los científicos están buscando vida extraterrestre.



Más en esta sección

Galería| ¿Qué solicitan los militares retirados?

otras-noticias

Conoce «The Amazing Acro-Cats», una compañía de circo de gatos

otras-noticias

A este perrito le gusta meter la cabeza en la boca de su hermano

otras-noticias

Publicidad