[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Soconusco, en el otro lado

opinion

Lado B

Leo un artículo de la BBC sobre la “centroamericanización” de la región del Soconusco, en Chiapas, el último territorio que perdió Guatemala y ganaron los mexicanos, con la delimitación de fronteras en 1882. En toda esta revisión crítica (o no) que se ha hecho sobre el bicentenario de la independencia de la región centroamericana del reino de España, tanto Chiapas como el Soconusco aparecen de pronto como una herida, como una afrenta, como un quebranto en nuestra historia nacional. ¿Sería este país diferente de no haber sido mutilado de una buena parte de su superficie?  Pues, quién sabe, lo más probable es que sería más complejo. Lo que me va quedando claro es que, lo que no lograron ejércitos, negociaciones y tratados posiblemente lo estén logrando los inmigrantes sin papeles. A México le preocupa, entre otras muchas cosas, que su frontera sur, sobre todo el Soconusco, se parezca cada vez más a Centroamérica. Que los habitantes de la zona comiencen a hablar, a comer, a comportarse como “guatemaltecos”. Casi lo contrario a lo que ocurre en la frontera norte, en Tijuana, por ejemplo, en donde la mexicanización (o más bien, ‘tex-mexicanización’) de los viajantes ilegales se hace patente.

No sé cuánto se diferencia México de Guatemala, sobre todo en los territorios colindantes, ni qué significa exactamente el término “centroamericanización”. El Soconusco siempre ha sido un territorio ambiguo, casi tierra de nadie durante buena parte del siglo XIX, cuyas comunidades originarias siempre han tenido una relación de reconocimiento muy estrecha con los pueblos indígenas guatemaltecos. Un enclave multicultural, en la historia antigua, en donde se mezclaron mixezoqueanos, mayas y toltecas, hasta que llegaron los aztecas y lo invadieron con violencia. Durante su historia, su pertenencia a una región o a otra se definió por hacia dónde se dirigían los tributos. Durante la Colonia perteneció indistintamente a México, a Guatemala y, por un breve periodo, a Panamá.

El Soconusco fue una de las regiones más prósperas de la Capitanía General de Guatemala. Unos 15 años antes de publicar el Quijote, en 1590, Don Miguel de Cervantes y Saavedra, luego de “muchos años de las jornadas de mar y tierra… particularmente en la Batalla Naval donde le dieron muchas heridas de las cuales perdió una mano de un arcabuzazo y el año siguiente fue a Navarino y después a la de Tunez y a la goleta…y fue cautivo en la Galera del Sol”, le pedía muy “humildemente” a su majestad un oficio en las “Yndias”, como el de gobernador en la Provincia de Soconusco en Guatemala, para “acabar su vida como lo han hecho sus antepasados”. De habérselo concedido el rey, el ‘Quijote’ hubiera tenido un giro “tropical”, opinan algunos historiadores.

Los territorios fronterizos son el germen de muchos cruces y subversiones culturales, como los que hubieran provocado la tropicalización del Quijote y tal vez hubiesen puesto a andar la literatura española por otros rumbos. Quizás el Soconusco centroamericanizado nos anuncie algo de lo que vendrá, la mezcla y la transmutación de voces y miradas, nuevas visiones sobre nosotros mismos, más allá de los nacionalismos y las determinaciones de los límites geográficos. Algo nuevo está naciendo, a pesar de la tragedia y el hambre que empuja a miles y miles de personas a cruzar hacia “el otro lado”. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Centroamérica sufre una nueva ola de la pandemia

Panamá, Costa Rica y El Salvador avanzan con un proceso continuo de vacunación. Atrás se encuentra Guatemala y Honduras. La región demanda más vacunas.

noticia Fotografía/elPeriódico
El resumen del día en imágenes
noticia Sputnik
El Salvador supera el medio millón de usuarios de billetera gubernamental para bitcoins

El 7 de septiembre entró en vigor la llamada Ley Bitcoin, que legaliza la circulación de ese criptoactivo como moneda de curso legales en El Salvador.



Más en esta sección

CIDH pide a El Salvador acciones preventivas frente a desapariciones forzadas

otras-noticias

Diputada Aldo Dávila presentó una denuncia en contra del Ministro de Gobernación

otras-noticias

Barcelona-Real Madrid, algo más que un clásico

otras-noticias

Publicidad