[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cenenificados

opinion

Follarismos

El italiano Silvio Berlusconi, periodista, empresario, político y multimillonario admirado por la derecha europea, tuvo el triste mérito de haber privatizado en los años setenta del siglo pasado varios canales de televisión de su país, para convertirlos en instrumentos de idiotización. Esto lo consiguió gracias a la difusión de programas basados en concursos de mal gusto, en ‘reality shows’ y otras mamadas, en programas de chistes y chismes sin gracia, y en el desarrollo de un periodismo que hizo retroceder la calidad de buen número de canales y periódicos hasta la época de las cavernas. 

De todos modos, dicho enfoque no era novedoso, pues se inspiraba en la tendencia dominante en casi todos los canales y noticieros norteamericanos, lo que explicaba y explica el grado de cultura chato y poco sofisticado que reina en la azotea mental de nuestros vecinos del norte, modelo que, por rebote, se extendió como porno por todo el continente latinoamericano, sodomizando a la mayoría de habitantes con la bandera y eslóganes de la libertad y la democracia, nociones que han servido siempre para que nos cojan desprevenidos.

Cito a Berlusconi, porque tenemos también aquí a un émulo que siguió sus pasos en muchos aspectos, me refiero al empresario y dueño de diversas televisiones, periódicos y destinos, Ángel González. Él, a su manera, contribuyó de forma ejemplar a la estupidización masiva de gran parte de los habitantes del subcontinente, cuyos políticos van religiosamente a lamerle los pies para solicitarle algunas migajas de espacio en sus canales a cambio de prebendas y ventajas, si la voluntad del Señor de las Ondas llegara a inclinar la balanza a su favor.

Viene todo esto al caso, porque me tomé unos días de descanso en la Costa Sur y el hospedaje a donde fui tenía, mañana, tarde y noche, encendido, el canal de ‘CNN’ en español, así que me di no solo baños de mar, sino baños de auténtico cenenismo, lo que me mareó a tal punto que, si no vomité, fue porque dios es muy grande. TODOS los presentadores y presentadoras de ese canal (¡dios santo!), con sus eslóganes y muecas de “seriedad” y de “amor a su oficio”, se percibían artificiales e inconsistentes, tan poco serios, tan verborreicos y descerebrados, que parecen personajillos de mentiras. Y bueno, la programación (¡santo dios!), repetitiva a morir, cargada de pesados anuncios sin gracia ni inteligencia, destinados a mentes huecas. Como se trata de un medio de incomunicación que falsifica casi todo lo que toca, ahora entiendo por qué es que estamos totalmente cenenificados en nuestra linda Guatemala.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
La nueva Renault Duster 2022, para todos los terrenos
noticia Estuardo Artiga / Suplementos
Oceana Resort + Conventions, una opción para que vivas experiencias inesperadas
noticia
A vuelo de pájaro


Más en esta sección

Ópera “Pueblo K’iche’” es declarada Patrimonio Cultural Intangible

otras-noticias

Centroamérica y el Caribe con bajo porcentaje de acceso a la protección social

otras-noticias

Celine Dion cancela sus conciertos en Las Vegas por motivos de salud

otras-noticias

Publicidad