[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Trabajar o no trabajar

opinion

Papos no somos.

El trabajo es una obligación que llega con la edad productiva. El instinto de independencia y la carrera de relevos nos obliga a actuar para sobrevivir, no siempre seremos niños o jóvenes cuidados, y el trabajo libera, permite subsistir, proveer, formar una familia, comer, encontrar un techo, distraerse, realizarse… En situaciones extremas hay quienes sienten que el trabajo es una condena, pero cuando lo pierden aprenden a agradecer las oportunidades. La naturaleza se las ingenia para poner a cada quien en el camino donde otros lo necesitan, y allá cada quien según sus cualidades. El hombre dispone, pero en el camino salta la liebre por donde menos se lo espera. Las sociedades crean las condiciones para que las nuevas generaciones se preparen, aumenten conocimientos y habilidades, y entonces aplica el refrán de para cada roto existe un descosido, que funciona para la pareja tanto como para la ocupación. El universo entero está en movimiento y de alguna manera todo sucede.

En Guatemala, los empleos formales son muy escasos, apenas en empresas grandes donde quienes lo logran se ganan la lotería de la estabilidad, porque les pagan bien, con pasivo laboral, vacaciones, aguinaldo, bono 14, seguridad social, pero si fallan los expulsan, así que se esmeran. En tiempo de crisis por el COVID-19 mantuvieron más o menos las condiciones de ingreso. Pero no sucede así con la mayoría de los ciudadanos sujetos al empleo informal, a vivir al día, a salir cada mañana a conseguir los alimentos de la familia, que a veces se logra y otras obliga a amarrarse el cincho, a compartir lo que queda, a echarle agua a la sopa y a la leche, a hacer dieta obligada, a no pagar los servicios, a quedarse incomunicados por horas…

El llamado a un paro nacional de los grupos políticos vía bloqueos no afecta a las empresas grandes sino económicamente, que es lo que menos les duele, pero sí a los pequeños emprendedores, para quienes un día perdido no se recupera, a los agricultores que se quedan con las verduras listas o la fruta para llevar al mercado retenidas en los bloqueos, o a los comerciantes. Y quizá sea por eso que se preguntan los más activos en las redes por qué no funcionan los llamados a las protestas a menos que alguien financie. Es porque la gente normal le dio la espalda hace tiempo a la política, a los dimes y diretes de los mismos de siempre, a la lucha por el poder. La gente está preocupada por sobrevivir, y se las arreglan como pueden, con responsabilidades serias, con deudas, y no les interesa agitar cambios abruptos que generen más inestabilidad y desempleo en estos momentos delicados, y tampoco hay opciones de liderazgo creíble iluminando el horizonte de la sucesión. ¿Votar a uno para poner a quién? Papos no somos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Talibanes recuperan armamento estadounidense abandonado por soldados afganos

El ejercito de Estados Unidos ve, impotente, como se repite la historia.

noticia Rony Ríos/rrios@elperiodico.com.gt
Giammattei discutirá sobre migración en México
noticia Jose Rubén Zamora
360° a vuelo de pájaro


Más en esta sección

Live At The Cheetah

otras-noticias

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

Publicidad