[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Consuelo Porras, fusible

opinion

Primera resaca del “Pacto de Corruptos”.

Consuelo Porras no tiene futuro, y súbitamente se le evapora el presente. La repudia el pueblo, que hoy se levanta en por lo menos 20 departamentos exigiendo su renuncia —y la de Giammattei—, un hecho sin precedentes en referencia a un Fiscal General. En San Juan Comalapa, donde nació, fue declarada non grata. Ella, tan devota de la Virgen de Fátima, ha sido condenada por los obispos de la Conferencia Episcopal por sus actos “ilegales y arbitrarios”. Ayer tuvo que suspender actividades públicas en Alta Verapaz y Chiquimula, que había programado desde hace más de una semana. Su rutina ya no transcurre con “normalidad”.

Las cámaras que integran el Cacif alcanzaron consenso en un comunicado y tomaron distancia de la Fiscal General. Giammattei dio una conferencia de prensa para decir: la del problema es ella, no yo. No renovó el estado de prevención, que en política se interpreta: pidan su cabeza… se las podría entregar. Estas reacciones se desencadenaron el martes 27, después de la declaración del Departamento de Estado, que, en términos prácticos, “descertifica” —en la relación bilateral— a Consuelo Porras como jefa del MP.

La destitución de Juan Francisco Sandoval despertó una sinergia de descontento popular, críticas de formadores de opinión y censuras de altas autoridades de la administración Biden e integrantes del Capitolio, que alteró el escenario lúgubre del fin de semana. Revirtió la última estocada del Pacto de Corruptos, que preside Giammattei. La suma de apoyos abiertos de Consuelo Porras es precaria: sus clientes de ocasión, un puñado de rancios industriales —incluyendo netcenteros a sueldo— y Ángel González. 

Giammattei lo niega, pero su embajador en Washington fue advertido de las disposiciones, que fueron públicas horas después. Le anticiparon que estas escalarían si su gobierno seguía escamoteando los compromisos de lucha contra la corrupción. Traducido del lenguaje diplomático: iremos evaluando “descertificación” de puertos y aeropuertos, hasta llegar a Giammattei.

En lectura de control de daños —ya no de ofensiva soberbia ni atropellos torpes del orden republicano, que siguió el Pacto de Corruptos desde septiembre de 2019—, Consuelo Porras tendrá que abandonar el cargo, como recurso oportuno de contención de la crisis de legitimidad del Estado. 

¿Se conformará el pueblo con esa renuncia como triunfo táctico, o seguirá tras Giammattei? Y es que el último acto infame de Consuelo Porras fue solo el (segundo) detonante del hartazgo popular acumulado en la pandemia. Puede ser que las organizaciones articuladoras vean el cambio de coyuntura por etapas de acumulación de fuerzas con la vista en el 2023. Si Giammattei ve en riesgo su impunidad, no va a dudar en chantajear a la opinión pública y a Washington con el rulo de la inestabilidad política. Pero ¿si en la sinergia pueblo/Washington él está certificado apenas como presidente del Pacto de Corruptos, no de Guatemala?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Avistan en California uno de los animales más raros del mundo

Pudieron demostrar que el macho y la hembra pertenecen a la misma especie de animal.

noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Inauguran Centro de Vacunación en el campus Central de la USAC

Ministra de Salud asegura que las vacunas no son suficientes para iniciar inmunización masiva.

noticia AFP
Caravana de hondureños rumbo a EE.UU. se diluye en Guatemala


Más en esta sección

Premios Billboard Latinos: ellos son los ganadores

otras-noticias

Erupción del volcán de Fuego se mantiene activa

otras-noticias

Realizan operativos para “minimizar la incidencia criminal”

otras-noticias

Publicidad