[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Sin Ley, ¿qué son los países, sino una banda de ladrones?


La señora fiscal general y jefa del MP, Consuelo Porras, dinamitó la persecución penal más relevante y crucial en Guatemala, aquella que conducía de manera eficaz e independiente la FECI y que alcanza a los máximos cabecillas del ‘Pacto de Corruptos’, incluyendo a Jimmy Morales y al propio Giammattei.

Su último movimiento es de una perversidad que no conoce límites. Empezó con una buena noticia para el destacado fiscal de la FECI, Carlos Vides, encargado de, por lo menos, media docena de casos de altísimo impacto y que ya están suficientemente avanzados para presentar en tribunales y lograr sentencias condenatorias, que representarían un verdadero “tsunami” contra el ‘Pacto de Corruptos’.

La señora Fiscal General ofreció un ascenso a Vides, que lo aceptó de buena fe, sin saber que se trataba de una manzana envenenada. La intención oculta de ese movimiento macabro era arrebatarle los casos y entregárselos a la cuestionada y controversial fiscal Cinthia Edelmira Monterroso Gómez, conocida también como ‘la Topo’ del ‘Pacto de Corruptos’. Esta fiscal ha sido denunciada en la fiscalía de Asuntos Internos por el propio jefe de la FECI, Juan Francisco Sandoval.

Dando la razón al jefe de la FECI, la Fiscalía de Asuntos Internos gestionó una orden de captura contra la fiscal Monterroso Gómez, pero fue detenida por la propia señora Fiscal General.

Es más, la jueza Érika Aifán, una de las juzgadoras más valientes e íntegras que sobrevive a los ataques maliciosos del ‘Pacto de Corruptos’, presentó esta misma semana otra denuncia contra la fiscal Monterroso Gómez por obstrucción a la justicia.

El golpe artero y letal que la señora fiscal general, Consuelo Porras, le ha dado a la justicia, en favor de la impunidad y la narcocleptocracia, a las que ha blindado, desmoraliza a millones de guatemaltecos y les da la razón a aquellos que no ven ningún camino para contener a las fuerzas mafiosas y criminales, que de hecho ejercen el control del poder del Estado y han transformado a Guatemala en un laberinto perfecto, es decir, sin salida.

Juan Francisco Sandoval, un fiscal excepcional, un profesional recto y vertical, un ser humano íntegro y honrado, exjefe de la FECI, debe saber que esos millones de guatemaltecos defraudados por la señora Consuelo Porras, están con él, confían en su compromiso, coraje y serenidad y tienen la firme convicción que, a donde vaya, seguirá cosechando éxitos y desarrollando grandes realizaciones concretas.

Mientras la guardiana de la impunidad, finalmente puede regocijarse y descansar tranquila. El envilecimiento de las instituciones del Estado ha cooptado hasta el último rincón.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Gabriela Campos
La huella del desquicio
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Extinguen dos cuentas bancarias de Salvador González alias “Eco”
noticia AFP
Estados Unidos insta a China a entablar conversaciones ante aumento de su arsenal nuclear


Más en esta sección

Live At The Cheetah

otras-noticias

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

Publicidad