[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡No están solos!

opinion

Son a esas personas a quienes debemos visibilizar, reconocer, motivar y apoyar.

La narrativa imperante en Guatemala es que todo lo público es inoperante, disfuncional, ineficiente, corrupto o todo lo anterior. Es cierto que mucho de lo que sucede en la esfera pública es así; sería iluso negarlo. Es un Estado enfermo. Pero esa narrativa subestima a una gran parte de la población que se involucra precisamente para cambiar esa realidad. Existen muchas experiencias de servidores públicos, funcionarios de diferentes niveles operativos y de toma de decisiones o representantes en puestos políticos que son eclipsadas por los constantes escándalos que las mafias incrustadas por politicastros hacen en el actuar público.

En una corta visita a Guatemala he tenido la oportunidad de conocer el trabajo que hacen algunos miembros del Cocodes de San José, Petén. 

El órgano coordinador del Cocode integrado por vecinos/as comunes y corrientes que están hartos de ver cómo la corrupción, la impunidad y la ineficiencia estancan procesos de desarrollo en su comunidad, mientras unos pocos se benefician descaradamente, es una muestra de pequeñas luces en medio del túnel oscuro que atraviesa Guatemala. Gente que decidió actuar. Académicos, empresarios de turismo y representantes de organizaciones de mujeres, de jóvenes y otros grupos comunitarios se involucraron en uno de los espacios creados precisamente para que la ciudadanía sea parte integral de la planeación, ejecución, fiscalización y toma de decisiones en la agenda pública, como en cualquier democracia funcional debiera de ser. Con el respaldo que da la ley y la legitimidad que da la asamblea comunitaria (el poder del pueblo), se lanzaron y fueron electos miembros del Consejo Comunitario de Desarrollo local en su comunidad. 

Así como ellos, existe una masa crítica dentro de distintas estructuras del Estado y niveles de poder local y nacional que hacen un buen trabajo, pero los hemos invisibilizado. Personas que decidieron dejar la comodidad de la apatía, la conveniencia de la indiferencia, y en algunos casos arriesgar su reputación y su seguridad para hacer las cosas como deben ser, basando sus decisiones en un marco de ética, de justicia, de integridad y de transparencia. ¡Y no es para menos! Atestiguar por años cómo el cáncer de la corrupción se apodera de las instituciones públicas, además de indignante, produce frustración y enojo permanente. No es tolerable que quienes hacen bien las cosas, quienes pagan sus impuestos, siguen procesos legales, con ética y como debe ser, sean quienes sufren, mientras las mafias, farsantes y truhanes estafan constantemente a la ciudadanía y viven con beneficios y privilegios inmerecidos.

Observé a miembros del órgano coordinador dedicar su tiempo a revisar los contratos públicos, fiscalizando personalmente las obras planificadas por autoridades locales y denunciando si hay anomalías. En representación de la comunidad, ponen el pie en la puerta antes que la corrupción la cierre y el botín se siga repartiendo entre corruptos como ha sido la norma en el país.

Esas personas están allí, trabajando con el ideal y el compromiso de hacer las cosas bien hechas y cambiar la realidad de su comunidad. Es muy probable que usted conozca a personas como ellas: son quienes denuncian, aunque sean una minoría, quienes levantan la voz cuando algo no está bien, quienes salen temprano y regresan a su casa satisfechas de haber hecho lo correcto. Como los y las salubristas que con su propio dinero consiguen equipo médico para salvar vidas; educadores que hacen lo imposible, aunque lo único que tengan sean pedazos de cuadernos y un pizarrón roto, para educar a las próximas generaciones. Son esas personas que nos dicen que no todo está podrido, ni todo está perdido. Son a esas personas a quienes debemos visibilizar, reconocer, motivar y apoyar.

La transformación del Estado es un proceso lento, difícil y con retos, pero no imposible. La participación de la ciudadanía honrada, con ética y comprometida es parte de ese proceso. A quienes están haciendo lo correcto dentro de la esfera pública les decimos: ¡Sigan adelante! No están solos/as.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Esta fue la última comida de una momia hallada en 1950

Han pasado 2 mil 400 años desde que el hombre de Tollund comió su última comida antes de ser sacrificado ritualmente.

noticia AFP
El apagón informativo de Facebook hace temer el auge de la desinformación

El apagón informativo de Facebook se produce pocos días antes de la implantación de la vacuna contra el covid-19 en Australia y preocupa que los mensajes oficiales sobre la salud se vean ahogados por los de los antivacunas.

noticia José Alejandro Arévalo Alburez
Política y justicia

Prevalecerá la política o la justicia.



Más en esta sección

¿Por qué los perros comen hierba y cuándo deberías preocuparte?

otras-noticias

Argentina acuerda con Pfizer la provisión de 20 millones de vacunas contra el covid en 2021

otras-noticias

Boris Johnson pide prudencia pese a reducción de casos en Reino Unido

otras-noticias

Publicidad