[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Patología de las dictaduras

opinion

El déspota no confía en el ser humano.

Así como ha ocurrido con todos los despotismos a lo largo de la historia, la dictadura comunista en Cuba, el régimen dinástico de los Ortega Murillo en Nicaragua y la autocracia venezolana, además de que han envejecido, han degenerado hasta la represión brutal y la sistemática violación de los derechos humanos. La concentración de poder, el abuso de autoridad y la intolerancia, que son características de una dictadura decrépita, han puesto en jaque a dichos gobiernos absolutistas, cuya decadencia y extinción son inevitables.

La autocrítica es la aptitud que tiene una persona u organización para hacer crítica de sí misma y de su propio accionar, lo que supone la posibilidad de examinar, juzgar, reflexionar, analizar, evaluar y replantear en torno a sus propios proyectos, esfuerzos y resultados. Sin duda, la autocrítica garantiza la renovación y el cambio de actitud. A la democracia le es inherente la capacidad de autocrítica y esta, inequívocamente, le proporciona la fuerza vital para preservar la plena vigencia de sus principios y valores en el largo plazo.

La autocrítica se sustenta en la libertad de expresión de ideas, el libre acceso a la información y el debate abierto, que son el sustrato del cuestionamiento, la contradicción y la disensión, que permiten a la democracia liberal mantener su dinamismo y posibilidad de corrección.

Una democracia podrá padecer inestabilidades, por falta de respuestas prontas y adecuadas, desorientación y desviaciones coyunturales, ineficacia institucional o desajustes sociales, políticos y económicos; no obstante, la experiencia histórica nos dice que la democracia liberal no sucumbe en tanto cuente con la reserva moral de la autocrítica, que le garantiza la regeneración, la oxigenación y la revitalización.

Claro que la dificultad, la adversidad y la incertidumbre generan angustia, temor y desazón en una sociedad democrática; sin embargo, el autogobierno que provee la democracia liberal asegura la recuperación, así como la fuerza para atenuar el sufrimiento derivado de la catástrofe o el desastre, para no repetir los errores y para replantear la gestión pública.

Los regímenes despóticos, por el contrario, carecen de la retroalimentación que les provea la energía vital para renovarse o, en su caso, para reinventarse a sí mismos. Luego, los regímenes con vocación abusadora y opresora siempre envejecen e, inexorablemente, se derrumban sin trascender. Sufren arteriosclerosis múltiple, se rezagan del futuro y sucumben ante el peso de su propia incapacidad para hacer frente a nuevas necesidades y desafíos.

El régimen despótico siempre cae en la tentación de autoproclamarse forjador del destino del pueblo; y, por ende, usurpa el derecho de los ciudadanos a decidir por sí mismos, los somete a sus designios, coarta sus libertades y derechos, así como pretende, con arrogancia, relevarlos de asumir la responsabilidad de su propia vida y volverlos clientes (dependientes) o meros engranajes de la maquinaria estatal. El déspota simplemente no confía en el ser humano; y, por ende, se obsesiona en tutelarlo, condicionarlo, silenciarlo y controlarlo, es decir en negarle la autonomía personal.

La genuina democracia institucional, al contrario, alienta la reflexión, la opinión, el pensamiento crítico, el diálogo, la investigación, la cooperación inteligente, el debate, la transparencia y el relevo, en un marco del respeto, de la negociación, la institucionalidad y la sujeción a la ley, cualidades que son fuente inagotable de correcciones y transformaciones. Esto garantiza y facilita una permanente catarsis, que es la clave para la sostenibilidad democrática. Renovarse es vivir, dice José Enrique Rodó; en tanto que Miguel de Unamuno sostiene que “el silencio es la peor mentira”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
CSU conocerá objeciones contra postulantes a magistrados de la CC

El próximo 4 de marzo se designará al profesional por la CC por parte de la CSU.

noticia AFP
Bolsonaro promete a sus seguidores una “nueva historia” en día de grandes marchas en Brasil
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
El 90 por ciento de los maestros en Guatemala crearon sus métodos de estudio durante la pandemia

La Universidad de Harvard realizó estudios de caso de profesores guatemaltecos que se tuvieron que adaptar a las clases virtuales.



Más en esta sección

Día Mundial de las Playas: cinco playas que promueven el cuidado medioambiental

otras-noticias

La cápsula Dragon vuelve con éxito con la primera misión civil en el espacio

otras-noticias

Vídeo | Un motociclista cae bajo las ruedas de un autobús, pero sale ileso

otras-noticias

Publicidad