[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Vargas Llosa, una vida y sus antípodas (IV)

opinion

Bienvenido, Toshimitsu Motegi, ministro de Asuntos Exteriores de Japón.

Mario a veces se olvidaba de sus afectos pasados, pero no con su madre Dorita, patricia arequipeña, pues cuando enviudó del resentido operario Ernesto Vargas (que le reclamaba que ella provenía de una familia de engreídos), estando en Estados Unidos, donde vivieron una vida sencilla (camarera al parecer), Mario la hizo volver a Lima a vivir con el decoro de su juventud. ¿Quién mató a Palomino Motero?, del género policial, habría motivado al Nobel García Márquez a escribir Crónica de una muerte anunciada, cuando el Gabo comenzó a distanciarse de Fidel. Mario obtuvo el Premio Cervantes de Literatura en 1994 y la UFM de acá le dio un doctorado honorífico. Era un autor en decadencia, pero le sonó la flauta con La fiesta del chivo, sobre el tirano impotente Leonidas Trujillo, y obtuvo el Premio Nobel en 2010, ante lo cual el oportunista rey de España le dio el título de marqués, hereditario. ¿Lo devolverá porque el monarca ha sido considerado corrupto? Luego de 50 años de matrimonio estable dispuso separarse de Patricia en 2015, que le dio tres hijos (de apellido Vargas Llosa, pues ella es Llosa, hija del tío Lucho), quien sufrió como su tía Julia y dijo que lo único que Mario sabía hacer era escribir. Él se fue a vivir con Isabel Preysler, conocida en las revistas de corazón, de las que él abjuraba. Apareció en 2015 a su lado en la revista Hola y siguió siendo el hombre a donde se dirigen las miradas, padrastro de hecho de Enrique Iglesias, hijo de Julio.

Mario renunció del Pen Club porque apoyó a los separatistas catalanes aunque, como invitado español, mejor hubiera callado. El culterano en el mundo de la farándula dio en 2021 su apoyo total a Keiko Fujimori en las elecciones presidenciales peruanas ante el favorito y desconocido maestro Pedro Castillo, pero a mediados de julio se retractó porque el ejército peruano deseaba impedir que Castillo asumiera la presidencia y llevaría a una regresión autoritaria. El libertario Vargas Llosa había dicho que Castillo sería un total desastre para Perú y, así, se ganó de nuevo el corazón de las derechas del continente y de los lectores de Hola, mientras otros, como yo, levantamos las cejas tratando de entender su vida de antípodas, pero, menos mal, rectificó hace poco. Me gustan sus novelas escritas de joven sin prisa y mucho trabajo, pero no las que comenzó a publicar cada dos o tres años para su editorial, como se lo reprochó Juan Carlos Onetti. Empero, lo rescató La fiesta del chivo y también su última novela, Tiempos recios, por su giro ideológico en ambas de volver a los 50, cuando él y su generación odiaron a las dictaduras y admiraron a Árbenz como a un caballero digno “que fue destruido pero no derrotado”, como diría Hemingway, el David latinoamericano que se enfrentó al Goliat imperial y a los dictadores del Caribe. Tiempos recios cayó de la patada a los chapines que apoyaron la caída de Árbenz en 1954. Mario desnudó la intervención extranjera, ya bien conocida, pero viniendo de su pluma fue la alarma para esos viejos derechistas que participaron en el gobierno del dictador Carlos Castillo Armas, el títere de la CIA, que fue asesinado en 1957 por órdenes de Trujillo.

Tiempos recios es un ramal de La fiesta del chivo sobre una atrocidad más de Trujillo. La ciudad y los perros mostró cómo las escuelas militares deforman a los hombres con sus implicaciones cuando asumen posiciones de poder. Para concluir, el gran novelistas es también un académico y político que ha viajado mucho y, además, ha escrito cuentos,obras teatrales, sinnúmero de ensayos (como El suicidio de una nación, El viejo y el mar, la novela perfecta donde Faulkner dijo que “conoció a Dios”), que conforman una tremenda obra. 

Mario influyó mi generación y ojalá que también a la que sigue y siga sus consejos, como él siguió los de Flaubert, Asturias, Hemingway. Y guiarnos por la inteligencia y la honestidad y no por una ideología intolerante, como Camus lo aconsejó, entendiendo que ser polémico eleva el debate y la discusión.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
México y EE.UU. sellan un memorándum de cooperación migratoria

El canciller mexicano informó que el memorándum de entendimiento sobre cooperación internacional permitirá promover y “fomentar las opciones” en los países de Centroamérica, especialmente Guatemala, Honduras y El Salvador.

noticia Mario Fuentes Destarac
Reforma de la ley electoral

Debería castigarse el clientelismo político y la demagogia

noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Rescatan a 12 personas de una embarcación de Livingston, Izabal

Las autoridades cierran la navegación por mal tiempo en la bahía de Amatique. 



Más en esta sección

Libertad financiera: ¿Cómo crear una estructura de ingresos que no requieran inversión de tiempo?

otras-noticias

Vacunación contra el COVID-19 de menores iniciará en Huehuetenango

otras-noticias

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad