[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cuando la ciudadanía perdió la razón

opinion

Un país de pocos desequilibrados.

A raíz del pedido de renuncia y convulsiones ciudadanas de los últimos meses, “el representante de la unidad nacional” perdió por enésima vez el aplomo; en realidad, le sucede continuamente, y es que a falta de argumentos serios acude a la diatriba; acaeció con el diputado Dávila y con la autoridad del pueblo cakchiquel, allá en Comalapa. Para solo citar dos momentos. Aquellos destellos de personalidad han contribuido a forjar una imagen presidencial de frustradas aspiraciones napoleónicas, que se concretan en la delirante recurrencia por imponer estados de excepción. Pareciera la reafirmación de un: aquí mando yo. Que le complace enormemente cuando se mira al espejo. 

Disquisiciones al margen, la realidad es que la política pública anda a ras del suelo y la construcción democrática no está en agenda; más bien se desmonta lo poco que hay, sin que el “liderazgo” de la nación tan siquiera se exprese. Así, seguimos “trabados” con la elección de cortes, no se juramenta a la magistrada Porras. No se le habla al vicepresidente Castillo solo porque no le da la gana. Un consejo de ministros que no suma, todos de tono gris, agachados, esperando órdenes. Iniciativa cero. El país no importa. A tan avezadas capacidades presidenciales, se suma ahora el análisis psiquiátrico de las motivaciones ciudadanas. Un día de estos, en Izabal, dijo algo así como “tranquila tu mente” a un ciudadano que pretendía hacerse oír por problemas con el servicio eléctrico; eran prolegómenos. En Petén diagnosticó a quienes participan en organizaciones sociales: están desestabilizados de la mente. Profundo y analítico el distinguido. Hay que alegrarse de dos cosas: la primera, que en el país solo existen 150 personas desequilibradas, de un total de 17 millones de habitantes; es decir, salud mental excelente. Ya no tarda en reportarlo el ranking de la OMS. Y la segunda: que la psiquiatría es la ciencia que mejor le va al presidente. Porque de gobernar, nada. 

Lo cierto es que a la mitad del “mandato” el estadista no surgió, sucumbió entre la bruma de poderes fácticos, maniobra desleal y corruptela. No es que eso alegre; al contrario, todos pagamos el retroceso, y particularmente los sectores más sensibles: niñez desprotegida, campesinos y trabajadores sin ingreso. Así que mientras el presidente hace sus prácticas de psicoanálisis, esta democracia no nacida continúa negada. Corresponde a la ciudadanía continuar movilizada, defendiendo su propia salud y conformando ententes político-sociales capaces de modificar la correlación de fuerzas en este país, y devolverlo al rumbo de la aspiración democrática.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Mutación genética: avance permite estudiarla en cualquier tejido

El nuevo método, denominado secuenciación de nanoratos (NanoSeq), permite estudiar cómo se producen los cambios genéticos en los tejidos humanos con una precisión sin precedentes.

noticia Redacción/elPeriódico
Productos 502 busca apoyar a artesanos y diseñadores guatemaltecos

Dicha tienda estará disponible en el centro comercial Décima Plaza en zona 14, desde el 1 al 4 de julio.

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa


Más en esta sección

Mejora en la economía incentiva a más inscripciones en el Registro Mercantil

otras-noticias

Remesas a El Salvador aumentan

otras-noticias

Cemex invertirá US$25 millones

otras-noticias

Publicidad