[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Ópera, tango, rancheras, “country music”…

opinion

Melodías cantadas en dos idiomas.

El ‘establishment’ político del país crujirá hasta sus entrañas con el destape de un caso mayor que el de La Línea, que llevó a la cárcel al presidente Otto Pérez Molina y a la todopoderosa vicepresidenta Roxana Baldetti. Es solo un asunto de tiempo, porque la locomotora ya está en marcha, en un desarrollo binacional.

El destape se origina con las revelaciones que se asegura está realizando Gustavo Alejos, un hombre que descendió a los infiernos de la corrupción, donde se movió desde el gobierno de la época de los dinosaurios de Álvaro Colom y Sandra Torres hasta las actuales estructuras de Giammattei. Nada le era inalcanzable. Supo administrar la corrupción. La manejó hábilmente. Al menudeo y al por mayor. Gustavo Alejos es un político pulpo, con cientos de tentáculos con los que se conectó con presidentes, ministros, diputados, magistrados, jueces, alcaldes de los últimos gobiernos. Recibió y dio dinero e intercambió favores y obra pública. Como ballena en el mar, se cree que también salpicaría a los ladrones-vendedores de medicinas. Todo lo que podamos imaginar seguramente se quedará corto, porque Alejos es una persona que estuvo en los nódulos de la corrupción. El asunto es que se decida ir a ‘home’.

 Ahora estaría cantando ópera, tango, rancheras, cumbia, ‘country music’ en inglés, y sones guatemaltecos en español. No hay melodía ni tonada que no sepa. Las autoridades estadounidenses y las fiscalías guatemaltecas están tomando nota de todo. Ni la mismísima Fiscal Consuelo Porras (a quien le gusta favorecer a los corruptos) detendrá a alguien que, con pasos de animal gigante, ya les resoplaría en la nuca a los corruptos. ¡Bienvenido este destape! ¡Ojalá sea completo!

Las veces que socialmente conversé con Gustavo Alejos percibí que era una persona afable e inteligente. Se inició en la política como secretario privado del Presidente Álvaro Colom. Con Sandra Torres a la par manejó los hilos del gobierno de la UNE; desde la cúpula gubernamental realizó negocios multimillonarios en quetzales y dólares. La compra de medicina por parte del Estado o el otorgamiento de obra pública, en parte, pasó por sus manos. Luego, como conocedor de los entresijos de la corrupción, siguió igual con administraciones posteriores. Cuando estaba en la cárcel fue visitado por jueces, magistrados, diputados, políticos con quienes reafirmó amistad más allá del bien y del mal y negoció impunidad. 

En algún momento su buena estrella se cayó al mar. Cuando se sintió atrapado y sin salida habría decidido revelar lo que sabía. ¡Y de verdad que conoce mucho! ¡Es su carta de salvación! Próximamente sabremos cuánto inclusive habría cantado de ministros y miembros del gabinete del actual gobierno. Todo lo que ya ha revelado y las pruebas que habría aportado están siendo clasificadas, estudiadas, confirmadas, en un proceso que aún tomará tiempo para que concluya. Entre tanto, el gobierno le debería dar protección especial porque ya denunció creíbles amenazas de muerte. De momento, está en prisión domiciliaria.

Todo ayudará a perseguir y encarcelar corruptos, algunos de los cuales hasta podrían ser extraditados. La Lista Engel se engrosará con muchos nuevos nombres. En buen chapín, digo que lo que viene puede llegar a ser muy grueso. Bienvenido. ‘Welcome’. Gustavo Alejos se está redimiendo ante la ley y la justicia. Algunos especulan que podría emigrar a los Estados Unidos con otra identidad. Todo cabe dentro de lo posible. De momento, no ha trascendido la extensión de sus revelaciones ni el estado de verificación de las mismas.

Protestas vs. estado de prevención.

El pasado viernes, el Presidente Giammattei encadenó a la radio y televisión del país para dar un mensaje que irritó a la población. Como en Latinoamérica estamos a la cola de la vacunación, sobre todo dependiendo de las dosis que nos regalan, la población esperaba que Giammattei diera una esperanzadora hoja de ruta; que dijera qué se proponía hacer para acelerar la adquisición de vacunas para así salir del hoyo en que estamos. Este tema estuvo ausente en su retórica. Cuando millones de guatemaltecos claman por vacunarse y millares lloran a sus muertos de COVID-19, triunfalista, el presidente se refirió al crecimiento económico del país. Pero no dijo que también crece la pobreza y desnutrición. El país se desarrolla no por Giammattei sino a pesar del presidente. Crece por todos los que nos levantamos todos los días a trabajar; por las remesas que estimulan el consumo, las que recibimos a razón de $1.7 millones por hora. Crecemos hasta por el aumento del narcotráfico y del lavado porque, no en balde, representan cerca del 12 por ciento del PIB. Con razón, ante tantos desatinos, muchos grupos y personas están manifestando y pidiendo la renuncia a Giammattei, a lo cual el Presidente respondió que detendrá toda manifestación en su contra con un estado de prevención. Así empezó todo en Nicaragua, Venezuela o Cuba. ¡Peligroso! Giammattei lleva dentro a un dictadorzuelo.

Soberanía solo cuando interesa.

En Guatemala hay una fauna de personajes que, cuando les conviene políticamente, salen a chillar por la soberanía. Si no es de su conveniencia ideológica enmudecen como estatuas, sin ninguna honestidad intelectual. El contrato de compra de la vacuna Sputnik V establece que las discrepancias entre las partes (el intermediario Human Vaccine y el gobierno de Guatemala) tendrán que discutirse en idioma inglés, en Singapur, de acuerdo con las leyes vigentes en Inglaterra y Gales. Y yo balbuceo la pregunta: ¿y nuestra soberanía? ¿Quién la defiende? ¿Guatemala Inmortal? ¿Consuelo Porras? ¿El Congreso? ¡Nadie! ¡Les vale madre! 

 En su columna del pasado viernes, Álvaro Castellanos Howell escribió: “Y para ajuste de males, me dice don Rolando Palomo, un gran jurista guatemalteco, que ese “Acuerdo” debería haber ido al Congreso para su previa aprobación, pues el artículo constitucional 171, en su literal “l”, requiere dicha aprobación cuando el país se someta a un arbitraje internacional. Lo que, por supuesto, tampoco ocurrió.”

El contrato de compra de las vacunas rusas tiene múltiples violaciones del ordenamiento jurídico, como ayer lo puntualizó muy bien en ‘elPeriódico’ el columnista Aquiles Faillace en su artículo “Ni el 007 sabe qué dice el contrato de las Sputnik”. Cuando le place el gobierno hace de la ley un rollo de papel de baño, porque ya compró impunidad en las Cortes. La soberanía es más elástica que el hule. Cada quien masca el chicle a su modo.

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
¿Los megalitos de Stonehenge son indestructibles? Esto dice la ciencia

El hallazgo se presenta en un artículo publicado en la revista PLoS ONE por un equipo internacional dirigido por el profesor David Nash.

noticia Rony Ríos/elPeriódico
Brolo regresa de Rusia sin cronograma y con la oferta de la Sputnik Light

Y mientras el Canciller habla de la propuesta de la entrega de una vacuna menos efectiva, la Ministra de Salud quiere el dinero de vuelta.

noticia Editorial
Vargas Llosa apoya a Keiko Fujimori


Más en esta sección

Rechazan otra solicitud de retiro de antejuicio planteada en contra de Erika Aifán

otras-noticias

Video: comunitarios se unieron para sacar un vehículo de un barranco

otras-noticias

“Lo estábamos esperando, señor Bond”: el agente 007 vuelve tras retraso por la pandemia

otras-noticias

Publicidad