[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Vargas Llosa, una vida de antípodas (III)

opinion

Pedirle esa acta fue algo inapropiado, pero para él fue algo normal. 

Entretanto, para casarse, Mario necesitaba el acta de nacimiento de Patricia pero estaba en Bolivia, donde ella había nacido. Como Julia vivía ya en La Paz, Mario tuvo el atrevimiento de pedirle que se la consiguiera. Amable la buscó y se la envió sin ningún rencor y se casó

con un diplomático boliviano sin olvidar el final amargo con Mario. Pedirle esa acta fue algo inapropiado, pero para él fue algo normal, propio del desdoblamiento de su psiquis que le ha servido para ser un mago escritor. Julia no se quedó callada y, contra viento y marea, lo

contradijo en su libro “Lo que no dijo Varguitas”, e hizo ver que Mario se aprovechó de ella hasta que la dejó tras cosechar éxitos sonados. (Como pasó a la acomodada y muy mayor Delia del Carril, primera esposa de Neruda). Mario admiraba a M. Á. Asturias y a Octavio

Paz, sobre quienes escribió ensayos interesantes. Pero calló cuando Fidel aprobó cuando los tanques rusos aplastaron la Primavera de Praga en 1968, por el que fue cuestionado por José Donoso, Jorge Edwards, Octavio Paz, Carlos Monsiváis.

La llegada del marxista Salvador Allende a la presidencia por la vía de las urnas creó gran

expectativa. Pero al ser derrocado, las dictaduras en la región resurgieron como en los años cincuenta, criticadas en “Conversación en La Catedral”. ¿Fidel era otro dictador más o era un estadista o ambas? Los militares tenían dos tipos de dictaduras: la reformista (en Perú) y la represiva (en el Cono Sur). Fidel era popular en Cuba desde que una paloma se le puso en el hombro en 1959 pero sufrió críticas duras.

Mario, como tenía que ganarse la vida y ya con dos hijos, buscó y le fue ofrecido un cargo en la Universidad de Londres pero requería de un doctorado. Por eso volvió a la universidad y terminó su tesis, donde logró el doctorado y el puesto. Fue publicada su tesis en 1971 con el título “García Márquez, historia de un deicidio”, sobre sus cuentos hasta “Cien años de soledad”: “Escribir novelas es un acto de rebelión contra la realidad, contra Dios, contra la creación de Dios que es la realidad. Es una tentativa de corrección… por la realidad ficticia”.

De ahí el deicidio como se lo sugirió Carlos Barral. Luego, en sintonía con sus antípodas, no cuestionó a Pinochet y se dio por criticar a Fidel. Dando clases en Princeton estudió historia y escribió “La guerra del fin del mundo”, sobre el texto brasileño de una rebelión campesina en el remoto Gran Sertao brasileño. Carlos Fuentes editó casi al mismo tiempo la histórica “Terra nostra”, larga y aburrida, lo contrario a la de Mario. 

En EE. UU. dio clases y allí leyó a Karl Popper, F. Jayek y otros de la Escuela Austriaca, y enseguida elogió a Margaret Thatcher, cercana a los Chicago Boys. Fue algo repulsivo para sus fans y lo denigran con razón, pero se ganó la simpatía de los “libertarios” seguidores de L. von Mises en esa polémica. Dicha escuela era financiada por los magnates de occidente para impulsar el libre mercado y alejar al Estado de la economía para ser libres de invertir y de sacar sus capitales (ganancias). Financiaban tanques de pensamiento y universidades, también en América Latina. Mario se volvió uno de sus héroes cuando rechazó el socialismo y prologó “El otro sendero” de su compatriota y luego rival Hernando de Soto, por oposición al Sendero Luminoso, el grupo terrorista peruano émulo de Pol Pot, que se decía maoísta. Escribió novelas policiacas sobre ese tema donde jugó a las estructuras de cómo novelar, sin el compromiso sartriano. Subió al ring al lanzarse a la presidencia peruana en 1989-90, aunque antes había dicho que no le interesaba la política. Editó “El pez en el agua”, que es su biografía en dos planos como sus novelas: su vida y su campaña presidencial hasta la segunda vuelta contra Alberto Fujimori. Este ingeniero agrónomo oscuro le ganó con el voto evangélico, aunque ya en la presidencia, fue receptivo a sus ideas, hasta que Bladimiro Montesinos lo cambió y lo volvió un autócrata, cosa que Vargas Llosa criticó, mientras publicó “La verdad de las mentiras”, donde alabó a Octavio Paz, a Camus y a Orwell, tan polémicos como él.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
¿Dientes sensibles? Descubren cómo se percibe el frío en la dentadura
noticia Sputnik
¿Por qué la mayoría de los aviones son blancos?

El peso de la pintura en los aviones corporativos puede sumar decenas de kilos, mientras que la capa en un avión comercial promedio puede pesar más de 100 kilos.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Cemex invertirá US$25 millones

La compañía ampliará su capacidad de producción de cemento en el país.



Más en esta sección

Ópera “Pueblo K’iche’e” es declarada Patrimonio Cultural Intangible

otras-noticias

Buscan potenciar el pan con vitamina D

otras-noticias

¿Facebook planea cambiar su nombre?

otras-noticias

Publicidad