[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

De Frank Sinatra a Giammattei

opinion

Como el Titanic, el gobierno se va a pique.

 La vacunación contra el COVID-19, asunto de vida o muerte para millones de guatemaltecos no inmunizados, ha hecho que el gobierno se vaya a pique, peor que el Titanic. El barco hace agua por todas partes. La pandemia se está manejando de la peor manera. El COVID-19 fue el gran iceberg que le pegó al gobierno de Alejandro Giammattei en la línea de flotación. Lo peor, no hay suficientes lanchas para evacuar a la población. No hay camas para recibir a los enfermos y escasean los medicamentos. No obstante, en los renglones de personal e insumos, el Ministerio de Salud redujo Q195 millones a los hospitales de COVID-19. Entre tanto, ya llegó al país el temible hongo negro, con saldo de la primera muerte. Por la imperfecta vacunación, el gobierno de los Estados Unidos alertó a los viajeros del peligro de venir a Guatemala por el riesgo de contraer el virus. La ministra de Salud negoció y firmó un contrato con Johnson & Johnson para la compra de una vacuna reconocida internacionalmente, pero no se hizo efectivo porque el penthouse del gobierno optó por la compra de la vacuna Sputnik, no obstante que resulta más cara por persona inmunizada (¡el doble!), con producción sobrevendida y sin reconocimiento internacional. Sin duda, los vendedores rusos les vieron la cara de pendejo a avorazados gobernantes de países bananeros. Ahora Giammattei hace de pobre vergonzante: “Una limosnita por el amor de Dios” tituló José Luis Chea Urruela un reciente artículo. Sobrevivimos, sobre todo, de vacunas donadas, que ya suman 1 millón 855 mil dosis.

   Orgulloso y sonriente, a su toma de posesión en el Teatro Nacional, Alejandro Giammattei ingresó al compás de la música de la canción A mi manera. Ahora que el Titanic de Giammattei hace agua, la música ha cesado. Todos comprenden bien que lo más desastroso para el país fue que fuera manejado a la manera de Giammattei. No en la forma en que lo hace un estadista. No de una forma ejecutivamente eficiente. Tercamente a su manera. Resultado: en América Latina vamos a la cola de la inmunización. ¿Por qué otros países sí consiguieron vacunas y Guatemala no? 

   Acompañado de tres asesores, el canciller Pedro Brolo fue a Rusia a renegociar el contrato de compra de la vacuna Sputnik V. Pero antes de partir no lo leyó. ¡Qué irresponsable! Se reunió con distintas personalidades del gobierno ruso, pero jamás dijo que lo hubiera hecho con el representante de la empresa intermediaria (Human Vaccine) o con la empresa fabricante (Gamaleya). La reunión más importante era con el bróker, único capaz de renegociar el contrato. 

   En la ley de autorización de adquisición de vacunas, el Congreso estableció que estas no se podían comprar con intermediarios, sino solo con productores. No obstante, la vacuna Sputnik V se contrató con un bróker (Human Vaccine), no con el productor (Gamaleya). No obstante la evidente violación de la ley, la fiscal general se mueve con desidia y parsimonia, como si fuera parte interesada. La Contraloría realizó una tibia denuncia de la ministra, que no se extiende a los autores intelectuales de los posibles delitos. A Giammattei y sus ministros no les importa violar la ley porque pueden comprar impunidad. “Viví la inmensidad, y no encontré jamás fronteras. Si bien todo ello fue a mi manera”. 

   Quienes reciban la primera dosis Sputnik V difícilmente tendrán una segunda dosis. Se quedarán con inmunización parcial. Además, como esta vacuna no tiene aprobaciones internacionales, los guatemaltecos que la reciban no podrán viajar a Europa y Estados Unidos, a no ser que reciban otra que esté aprobada. Por ello y más, el dirigente sindical Joviel Acevedo no aceptó que a los maestros los inocularan con la vacuna rusa. Embajador ruso, ¿cuál es el cronograma de entrega de las vacunas Sputnik V? ¡En Guatemala, el diablo ronda en medio de la pandemia, y lo hace a la manera de Giammattei! ¡Fea la manera de Giammattei!

   “Quizá también lloré, cuando yo más me divertía. Quizá yo desprecié aquello que no comprendía”.

   Millares de guatemaltecos de recursos económicos están vacunándose en los Estados Unidos. Los de medio pelo y los pobres, por millares, en Tapachula. No en balde, hace un año Giammttei sentenció: sálvese quien pueda. Los gobiernos estadounidense y mexicano hacen por la salud y vida de los guatemaltecos lo que no realiza el gobierno de Guatemala, no obstante ser una obligación constitucional del presidente, que observa el problema con indolencia y menosprecio.

   Lo peor de la canción predilecta de Giammattei es que termina diciendo: “No hay por qué hablar, ni qué decir. Ni hay que llorar, ni hay que fingir. Puedo llegar hasta el final, a mi manera”. Sería terrible que llegara hasta el final. En dos años y medio de gobierno, Giammattei terminará con el país a su manera. Para que no haga más daño, es mejor que renuncie. Lo puede hacer a su manera. Que lo medite serenamente. Que piense: “El final se acerca ya, lo esperaré serenamente. Ya ves, yo he sido así, se los diré, sinceramente. Viví la inmensidad, sin conocer jamás fronteras. Jugué sin descansar, y a mi manera”.

   Mejor que venga un estadista que asegure vacunación masiva, que tenga compasión por los enfermos de COVID-19 y que exhiba un manejo administrativamente eficiente de una Guatemala en la que como a los chapines les están robando las ilusiones, solo les queda emigrar. El daño que Giammattei hace a los guatemaltecos es incalculable.

   Por el bien de nuestro país, que el presidente Giammattei se retire a la casa que está construyendo cerca de Santa María de Jesús, en donde podrá seguir cantando: “Jamás viví un amor que para mí fuera importante. Corté solo una flor, y lo mejor de cada instante”. La podrá entonar con Miguelito (si regresa al país); o buscará otro que le haga la segunda.

   My way es la canción inmortalizada por Frank Sinatra, cuya versión castellana se conoce como A mi manera.

   I travelled each and every highway, and more, much more than this, I did it my way.

gasturiasm@gmail.com 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Sector financiero y de seguros atrajo inversión
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
MP y PNC realizan 79 allanamientos contra extorsiones

En una de las diligencias capturan a un líder de las pandillas.

noticia Enrique García/elPeriódico
Avanza discusión de una ley de emergencia


Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad