[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Síndrome de poder

opinion

“No se creen servidores sino reyes”.

Sin duda, el asunto de las vacunas encabezará nuestro “muro de los lamentos”. Una acumulación de hechos inauditos, oscuros, irresueltos, perversos que perfilan en nuestra historia.

En ese muro está incrustada una retahíla de presidentes que se dieron a la tarea de burlarse cínicamente y garantizarse una billetera gorda, más incapacidad, cinismo y total ceguera ante las urgentes necesidades de la gente que pende de un hilo frente a esta realidad desigual, grotescamente desigual.

Y la historia se repite, y el llamado “Ni un muerto más; renuncie presidente” se vuelve cada vez más recio y viral. Lo que pasa es que ya los gobernantes no se creen servidores sino reyes; no funcionarios o empleados públicos sino dueños; no empáticos sino únicos merecedores del cielo y de la tierra. Equivocado síndrome del poder. Triada oscura de la personalidad (sicopatía, maquiavelismo, narcisismo). Supuesta “gloria”. Lo que pasa es algo aterrador: justifican sus incompetencias y creen que nadie se da cuenta de lo que hacen o dejan de hacer. No escuchan. Se lavan las manos y paran culpando al pueblo de sus propias ineptitudes. Desaparecen, ignoran atender temas de importancia vital. Dejan regada de nuevo la desconfianza y se nutren de su rosca: los aplauden como focas y les ocultan la verdad de lo que se piensa aquí afuera. 

Lo que pasa es que creen que con el cargo de gobernantes o funcionarios viene un título de propiedad que los vuelve “dueños”, “jefes omnipotentes”. De humildad, ¡ni hablar! De verdadero servicio, ¡ni hablar! De empatía…

Lo que pasa es que necesitan de serviles vasallos, por lo que llenan ministerios y secretarías con amigos para sentirse protegidos y célebres, sacrificando así las capacidades máximas que requiere un país como el nuestro para poder avanzar. Lo que pasa es que se vuelven enemigos del propio pueblo que los eligió. Efectivamente, hay un embrujo perverso, una sicología fatal que les impide ver al prójimo. El “espejito, espejito” les responde todas las mañanas lo bellos que son. 

La crisis sanitaria se ha convertido en crisis política, como dicen tantos. Crisis, no solo por el repunte de contagios, sino por la creciente pobreza, inequidad, cooptación, impunidad y mucho más. Doloroso es ver a personal de salud demandando medicamentos, sedantes para intubar a pacientes, apoyos, personal, camas. Lamentable es ver hospitales desbordados, ahora con niños y jóvenes muy enfermos. Espeluznante saber de familias forzadas a comprar insumos en el mercado negro para salvar la vida de un ser amado. El mapa aparece vestido de rojo. Estamos en crisis, sí, una severa de consecuencias impredecibles. 

Demasiada contradicción, efectos dramáticos, muerte, educación en total crisis, hervor e indignación. Y no es solo un terrible manejo de la pandemia…, es un terrible manejo del país.

¿Y las acciones que enderecen el torcido recorrido?, silencio. Mientras tanto, solo arrecia la voz popular: “¡Renuncie, presidente!”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Samsung comparte su visión del futuro tecnológico

La compañía coreana lanzó nuevos productos en la feria tecnológica CES 2021.

noticia AFP
Luka Doncic se luce y Dallas gana

Los canasteros Luka Doncic, el suplente Shake Milton y el camerunés Joel Embiid tuvieron una noche de fiesta este lunes en la NBA con soberbias actuaciones ofensivas.

 

noticia Édgar Gutiérrez
Potenciales nuevos aliados de Washington

Para obtener resultados diferentes.



Más en esta sección

Kingsley Coman fue operado del corazón

otras-noticias

América y Monterrey jugarán la final de la Concacaf

otras-noticias

Masters de Madrid renueva convenio

otras-noticias

Publicidad