[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Un entorno muy volátil

opinion

Las clases medias hoy muestran un nivel de desesperanza que no se veía en años. 

Alexis de Tocqueville lo definió como “la decadencia del Antiguo Régimen”. Hegel, y más adelante los dialécticos, calificaban dichos episodios como “la aceleración de las contradicciones”. Duverger y Michels lo conceptualizaron hablando sobre la “estasiología del cambio”.

Llámele como usted prefiera y bajo la interpretación doctrinaria que más le guste. Pero al final, los tres hacen referencia a un mismo momento en todo proceso de crisis, transformación política o revolución: la pérdida de legitimidad de un sistema a los ojos de la ciudadanía.

Pasemos de lo abstracto a lo concreto. En la historia reciente de Guatemala, el 2015 constituyó lo más cercano a un quiebre de lo viejo con lo nuevo, o por lo menos constituye la crisis de mayor envergadura desde el Serranazo. Esa crisis estuvo precedida por una fase de “decadencia”, “aceleración de contradicciones” o “estasiología del cambio”. Entre 2013 y 2015, el país vivió un colapso de su sistema de salud pública, mientras la corrupción rampante de la administración del Patriota generaba niveles históricos de rechazo al Gobierno. En ese momento, Roxana Baldetti se convirtió en la personificación de un sistema utilizado para el saqueo y el enriquecimiento ilícito por unos pocos, en detrimento de muchos. 

Ese contexto sirvió de antesala a la experiencia de la depuración judicial por la vía de los casos de corrupción. No podemos entender la plaza y las históricas manifestaciones del 2015 sin entender el hartazgo social con la corrupción, la degradación criminal de los partidos y la decadencia en la calidad de los servicios públicos de los años anteriores. 

Hoy, la sensación parece repetirse, con algunos agravantes. Ya en 2019, los 450 mil votos a favor de Thelma Cabrera y el MLP mostraban la existencia de un sentimiento antisistema en estratos medios y medio-bajos del corredor urbano y rururbano de Guatemala hacia el occidente. En 2020, la pandemia del COVID-19 provocó la peor crisis económica internacional, la pérdida de más de 60 mil empleos formales y una merma en el nivel de ingresos (y por ende en calidad de vida) para cientos de miles de personas de estratos medios urbanos. En este sentido, las manifestaciones de noviembre 2020 y el rechazo tan visceral al Presupuesto 2021 no pueden entenderse sin ver ese contexto inmediato.

Con tales antecedentes, la chambonería sistémica en la conducción del proceso de vacunación y la cuarta ola del COVID-19 se convierte en una especie de catalizador de esta volátil solución sociopolítica. 

Las clases medias hoy muestran un nivel de desesperanza que no se veía en años. A pesar de la disponibilidad de recursos, el Gobierno no ha logrado acceder a un número suficiente de vacunas para iniciar la inmunización masiva de guatemaltecos, al tiempo en que la venida de nuevas cepas del COVID-19 y el relajamiento social generan un incremento de casos, saturación de hospitales y un aumento de muertes. De ahí que se respire tanta volatilidad en el ambiente. 

Dicho en jerga más académica, las condiciones propicias para vivir “la decadencia del Antiguo Régimen”, “la aceleración de las contradicciones” o “la estasiología del cambio” están más que presentes.

Cual tonel de combustible, el riesgo es que cualquier evento exógeno pueda constituir el fosforazo que convierta la energía potencial del rechazo en energía cinética de movilizaciones. En 2015, el evento exógeno fue el caso La Línea. En 2020, fue la golpeada y oscura aprobación del Presupuesto. En ambos casos, nadie los vio venir. Pero el combustible siempre estuvo ahí. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Gobierno de EE.UU. muestra primeros videos de niños migrantes bajo su custodia

Los videos, grabados la semana pasada, tienen las primeras imágenes oficiales de la situación en un centro de procesamiento de migrantes en El Paso, y otra instalación en Donna para albergue temporario de los menores y otros migrantes.

noticia AFP
La pandemia hizo perder el equivalente de 255 millones de empleos en el mundo en 2020

Las regiones más afectadas serán América, Europa y Asia central.

El sector más afectado ha sido el de la hotelería y la restauración, que perdió una quinta parte de sus empleos.

noticia Emma Gómez / Colaboradora de elPeriódico.
Bosques en agonía

Líderes denuncian banda criminal que se dedica a la tala ilegal de árboles que acaban lentamente con áreas protegidas y bosques comunales de Totonicapán. Falta de agua podría ser el efecto.



Más en esta sección

Migrante guatemalteca murió tras ser abandonada por un “coyote”

otras-noticias

Hallan en Turquía “el antepasado” de los mosaicos mediterráneos

otras-noticias

Guatemala conmemora el Día Mundial del Turismo

otras-noticias

Publicidad