[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Preocupante deterioro

opinion

Molestia y desesperanza por la situación.

Ante la pregunta en una entrevista radial sobre qué pasaría si no se obtienen las vacunas pagadas a Rusia para proteger a la mitad de la población del país, me concreté a decir que no quería ni imaginarlo, porque podría convertirse para este gobierno en lo que para Napoleón Bonaparte fue Waterloo; es decir, su ruina por la derrota, que significó la caída del Imperio napoleónico.

Esto sería insostenible y generaría más incertidumbre. Antes debemos recordar el liderazgo que mostró el presidente Giammattei al principio de la pandemia del COVID-19, y que la macroeconomía fuese la menos afectada del hemisferio. Pero, lamentablemente, su fuerza política la ha malgastado más en atender los deseos particulares de sus aliados en el Congreso que en atender el bien común. A veces pareciera más rehén de la rosca (política, económica, militar y judicial) que lo rodea.

Los señalamientos de corrupción en el entorno gubernamental, o las incoherencias y contradicciones en el manejo de la situación, eludiendo su responsabilidad y dejándola caer sobre un equipo de médicos liderados por la Ministra, que, quizás con la mejor voluntad, no ha hecho más que evidenciar su ingenuidad e incapacidad legal y de gestión en la adquisición de las vacunas. 

Quizá rodeada de asesores poco avezados en estos temas (ojalá no de mala fe) o tal vez por un mal entendido sentido de lealtad hacia el gobernante, contrató vacunas con quien ella misma pareciera no estar convencida, en condiciones que francamente no parecen ser las mejores para los intereses nacionales. En un contrato que, según la Ministra, solo ella conoce, ni siquiera el Canciller, ni el Presidente de la República ni el Procurador General de la Nación. Y con una errónea interpretación de la cláusula de confidencialidad, que raya en la ilegalidad. A estas alturas, es muy difícil evadir la responsabilidad histórica que recaerá sobre sus espaldas. Es una lástima. En esos puestos, a veces quien se mete a redentor termina siendo sacrificado.

Ahora exigen la renuncia de la Ministra, del Canciller y del Presidente de la República, como si eso resolviera la insuficiente vacunación. Han circulado algunas solicitudes por las redes sociales, pero casi nula presencia en las calles, excepto una raquítica manifestación durante el fin de semana. Una cosa es la eventual responsabilidad en que hubiesen incurrido (ya el Contralor General de Cuentas presentó denuncia al Ministerio Público) y otra es la solución al problema de inmunización de los guatemaltecos. 

En este momento, lo mejor es que los esfuerzos de todos los sectores se encaminen a algo constructivo: lograr la obtención de las vacunas y la rápida vacunación de la población. Esta semana se están recibiendo 400 mil de la primera dosis de la Sputnik V y se espera 1.5 millones de dosis de la Moderna, donadas por el pueblo y Gobierno de Estados Unidos de América. Esto es lo prioritario. Ánimo. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Leído en el Diario de Hoy
El Salvador perdió US$5 millones por bitcoines

El fondo público no tuvo las ganancias esperadas por la volatilidad de la moneda.

noticia Fernando González Davison
Árbenz, al tomar posesión de la presidencia (I Parte)
noticia Luis Fernando Andrade Falla
En las vísperas de la visita de la vicepresidenta Harris

Se le podría calificar a Guatemala como el país bisagra de la estrategia regional de Estados Unidos.



Más en esta sección

¿Qué centros de vacunación contra el COVID-19 atienden el fin de semana?

otras-noticias

Heridos e intoxicados con gases lacrimógenos, durante desalojo en El Estor

otras-noticias

Mingob asegura que inició la cancelación de asociaciones vinculadas con disturbios

otras-noticias

Publicidad