[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Giammattei es parte de la crisis guatemalteca y debe renunciar

opinion

Es lamentable que algunas de las medidas que deberían haberse tomado con anticipación ahora se muestran como urgentes, muy difíciles de lograr.

Una lección que ya debiéramos haber aprendido como humanidad es que las pandemias y desastres similares dejan surcos que suelen cambiar el camino de la historia. Así, si se hubiese construido un consenso global sobre las probables consecuencias de esta pandemia, se podría haber actuado con mayor efectividad. Es lamentable que algunas de las medidas que deberían haberse tomado con anticipación ahora se muestran como urgentes, muy difíciles de lograr. El mismo COVID-19 nunca fue totalmente inesperado.

Sin embargo, una lección ya se ha impuesto: el mundo no encontrará salida a esta crisis si la vacuna no es un bien accesible a la mayoría de la población mundial.

Como lo reporta recientemente el último número del semanario británico The Guardian Weekly, la variante delta del COVID-19 ya se encuentra en 92 países. Esta cepa, terriblemente agresiva, ataca con mayor fuerza a la población vulnerable, debido a su increíble capacidad de transmisión. Según un estudio australiano citado por dicho número de la mencionada revista, contactos efímeros de apenas 5 o 10 segundos en ambientes como los que se dan en un centro comercial permiten la transmisión de la enfermedad. De hecho, el desigual acceso a la vacuna hace que en uno de los artículos del último número de Foreign Affairs se avance la hipótesis de que podríamos regresar al 2020.

El pobre manejo de la pandemia —el caso de Guatemala es casi paradigmático— puede fomentar la aparición de cepas más peligrosas. Los porcentajes de vacunación, para efectos prácticos, son prácticamente nulos en Guatemala. Estas variantes pueden eventualmente afectar a los países que hasta ahora han empezado su apertura debido al nivel satisfactorio de vacunación. No sería extraño, entonces, que hubiese una desigualdad más notable entre países. Los pasaportes de vacunación podrían convertirse en una nueva expresión de privilegio.

La situación se encarna en la vida concreta de nuestra gente. Muchos no se explican cómo adquirieron el virus cuando solo salieron a hacer un mandado imprescindible. Ya no puede ser anecdótica la muerte de conocidos que cayeron rápidamente ante el virus, aun cuando tenían una primera dosis de la vacuna.

Mientras tanto, otros eventos preocupantes se aceleran y muestran que estamos lejos de respirar con tranquilidad. Año con año, los desastres climáticos, intensificados por el calentamiento global, siguen mostrando que un mundo habitable necesitará de cambios estructurales. En estos días, el oeste de Canadá está siendo afectado por una ola de calor sin precedentes y en cierto modo sorpresiva. Uno no deja de pensar qué pasaría si una región guatemalteca dominada por la palma africana fuese afectada por una ola tal de calor. El gobierno medio ayudaría a los dueños de las plantaciones y no a la gente que muere de sed. Con el COVID-19 se pensó más en negocios asquerosos que en la salud de la gente. Así son de desgraciados los que nos gobiernan.

Guatemala enfrenta un futuro sombrío, especialmente por la corrupción que ataca las fuentes de vida. La pandemia dio lugar a una depravada rapiña en la que miles de millones de quetzales se esfumaron sin que haya existido una mejoría sensible del país. 

Ahora, el sospechoso negocio de las vacunas debe recaer en quien es el responsable: el incapaz como prepotente presidente. La conclusión es simple: Giammattei debe renunciar y esperar a ser procesado con su séquito de malandrines.

El manejo de la pandemia exige cuadros que dirijan el Estado con capacidad, honradez y preocupación por la vida de sus conciudadanos. Pero nada de esto ha sido logrado por este gobierno que solo ha aumentado la vulnerabilidad de la población guatemalteca. No tiene sentido quedarse con las manos atadas ante un gobierno inútil. Si seguimos con este gobierno solo nos esperan más desgracias.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Hallan isótopo radiactivo extraterrestre en la Tierra

Los dos isótopos son evidencia de eventos cósmicos violentos en las cercanías de la Tierra hace millones de años.

noticia Edgar Balsells
Debate virtual: el futuro del IGSS

El tema del futuro de la protección social no abarca por supuesto tan solo al radio de acción y cobertura del IGSS.

noticia Ferdy Montepeque/elPeriódico
Sobrina del Presidente recibió vacuna contra coronavirus


Más en esta sección

Costa Rica avanza en reducción de embarazo adolescente pero persisten retos

otras-noticias

Fundación Real Madrid y Millicom – TIGO firman alianza

otras-noticias

Nicaragua promueve reforma para suspender a diputados sin sentencia firme

otras-noticias

Publicidad