[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Historias desobedientes

opinion

Recién acabo de ver un pequeño documental en el que Liliana y Pablo, miembros del colectivo “Historias desobedientes”, fundado en Argentina en 2017, nos hablan del terrible drama humano que han tenido que superar para reconocer y acusar a sus padres de genocidas. El colectivo que fundaron está conformado por hijas e hijos de genocidas, al que han venido a sumarse nietos y nietas, así como sobrinos y sobrinas o parientes de genocidas, con el fin de luchar por la memoria, la verdad y la justicia, y por los derechos humanos. Actualmente, colectivos similares han surgido también en Chile y Brasil, donde las dictaduras de los gobiernos de los últimos treinta años del siglo XX produjeron dolor y muerte a lo largo y ancho del continente, y donde hay una cantidad enorme de procesos pendientes en contra de los responsables de dicha tragedia.

Siempre me ha parecido un fenómeno ejemplar que “salva”, digamos, moralmente, a la especie humana –tan propensa a dejarse manipular por el poder a través del soborno, del chantaje, de la amenaza y del terror–, cuando hay personas que desobedecen a la corriente dominante de un país que produce oprobio, estupidización, destrucción y miseria para la mayoría de los ciudadanos, ya sea del propio país o de un país invadido. Es así como en diversos momentos de la historia humana ha habido testigos valientes que han levantado la voz contra las iniquidades observadas y que han pagado muchas veces tal atrevimiento con su vida o con el ostracismo social. 

Recordemos casos como el de Edward Snowden, denunciando el espionaje realizado por Estados Unidos, o Julian Assange, fundador de WikiLeaks. También ha habido políticos y militares que han denunciado las mentiras de los gobernantes norteamericanos y europeos para involucrar a sus países en guerras absurdas, o grupos de judíos honestos que luchan contra el sistema de ‘Apartheid’ que ejerce Israel en Gaza, y muchos otros casos en el plano internacional, aunque poco publicitados.

En Guatemala, apenas ha habido –que yo recuerde– un libro de un militar guatemalteco que denunció las actuaciones indignas del estamento militar durante el llamado “conflicto armado interno”, cuando se exterminó a 200 mil civiles. Uno quisiera que algún día surgieran, aquí también, colectivos de “desobedientes” que tengan el coraje de denunciar a los principales autores de los crímenes cometidos, aunque viéndolo bien, será muy difícil, ya que casi no hay personas que no hayan tenido algún pariente o conocido involucrado, directa o indirectamente, en los hechos que han ensombrecido al país. Cuando voy por la calle, siempre me pregunto: ¿Cuántos asesinos o torturadores habré cruzado ya? 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Por Ricky Lopez Bruni
La de La Antigua

Sin Filtros

noticia AFP
Lakers se desinflan

Un día después de perder en el último suspiro ante los 76ers, Los Angeles Lakers sufrieron una nueva derrota este jueves 107-92 ante los modestos Detroit Pistons, en la que no pudieron contar con su figura Anthony Davis.

 

noticia Lucero Sapalú/ Evelyn Boche/ elPeriódico
Abogado presenta una apelación contra la designación de Moto para la CC

Mynor Moto fue electo anoche por el CANG como magistrado titular de la CC



Más en esta sección

Día Mundial de las Playas: cinco playas que promueven el cuidado medioambiental

otras-noticias

La cápsula Dragon vuelve con éxito con la primera misión civil en el espacio

otras-noticias

Vídeo | Un motociclista cae bajo las ruedas de un autobús, pero sale ileso

otras-noticias

Publicidad