[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El ingrato abandono del litoral

opinion

Otra orilla.

El MAGA debe aclarar el porqué se abandonan  los controles de los contratos de pesca en el océano Pacífico. Su función primordial es “…Atender los asuntos concernientes al régimen jurídico que rige la producción agrícola, pecuaria e hidrobiológica, esta última en lo que le ataña, así como las que tienen por objeto mejorar las condiciones alimenticias de la población”. Más claras no pueden entenderse las órdenes de la Constitución.

El MAGA podría responder, ¿por qué los guatemaltecos pagamos a precio de importados las especies de nuestros mares? ¿Cómo se protege la riqueza hidrobiológica de nuestras costas? ¿Cómo se controlan las vedas para que los barcos atuneros no terminen con nuestras especies? 

Asómbrese, pero no se caiga. Para esas preguntas ya no existen respuestas. Esos controles y  programas, hace una década, todavía se cumplían como principios nacionalistas, por obligación o por la responsabilidad de justificar un jugoso salario. Al atajo de cualquier control o programa para favorecer el consumo local, los insaciables intereses políticos y las urgencias de liberar un transporte marítimo ilegal, demandan la omisión de cualquier conducta oficial que controle, supervise u obligue, por la ley, que descarguen en puertos guatemaltecos los botines de vida marítima que se llevan.

Como lo han sacado a luz diputados del partido UNE, a lo largo de los 300 kilómetros del litoral del océano Pacífico se sirven en bandeja de plata nuestros recursos, a las siete embarcaciones dedicadas a la pesca de atún, que manejan tres propietarios. Sumándoles seis autorizaciones más para pescar tiburón y el dorado. Licencias ilimitadas para llevarse  toda la vida marina que les quepa en cada tiro de sus largas redes atuneras. 

Como ese Ministerio no demuestre lo contrario, se intuye con claridad que actualmente, gozan de Patentes de Corso,–con la venia de las autoridades–, como se les llamaban en el siglo XVII a los piratas privilegiados. Qué vergüenza sería.

La dependencia que, por ley, está obligada a velar y resguardar y regular  la industria pesquera, mediante el manejo del reglamento vigente de la Ley General de Pesca y Acuicultura se llama Dipesca. Solamente  que hoy, en lugar de fortalecerla implementándola de los equipos necesarios, con cinismo la  presentan como una oficina que no funciona ni para conocer quién va y quién viene por las playas o más allá de las 100 millas marítimas de las costas de Guatemala.

Sorprende, inquieta y decepciona que tanto el Viceministro encargado como el Director de Dipesca justifiquen el abandono de los controles admitiendo que, desde mayo del2020 no funciona el sistema de monitoreo a las embarcaciones por GPS. Y si los diputados no preguntan, pues todos calladitos sin hacer olas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Justin Bieber publica por sorpresa el disco “Freedom”

Esta es la tercera producción del canadiense en un año.

noticia AFP
Ingeniería prehispánica para “sembrar el agua”

Un sistema de más de 1,400 años, permite a comunidades peruanas contar con ese recurso natural durante todo el año.

noticia Europapress
Hipnotizantes imágenes en time-lapse de una formación de nubes sobre un enorme glaciar


Más en esta sección

Microplásticos aumentan las bacterias marinas

otras-noticias

Zepeda dice que se han personalizado las instituciones

otras-noticias

Gobierno de EE. UU. está disgustado por la remoción de Juan Fracisco Sandoval

otras-noticias

Publicidad