[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Israel: gobierno de unidad nacional

opinion

Un gobierno de unidad nacional en Israel podría ser un referente de lo que nuestro país requiere.

Benjamin Netanyahu, figura dominante por los últimos 12 años consecutivos del complejo y a veces inestable sistema democrático parlamentario de Israel, no logró, pese a su trayectoria política, su capacidad negociadora y sus denodados esfuerzos, obtener el apoyo mayoritario de las facciones políticas ideológicamente afines en el Knesset, parlamento israelí, para darle una salida negociada a su posición de Primer Ministro.

Quizá obnubilado por la vanidad de quien ha concentrado por mucho tiempo el poder político sin rival que amenazara su liderazgo, no se percató de que partidos aliados en el ejercicio del poder y de ideología compartida de derecha le darían la espalda en un momento crítico para conformar sin su presencia un gobierno de unidad nacional.

Netanyahu no previó, no creyó o subestimó la capacidad de que distintas y antagónicas fuerzas políticas convergieran para desplazarlo del poder. 

Como resultado de ello asumió como nuevo Primer Ministro de Israel, a partir del domingo 13 de junio pasado, Naftali Bennett, cuyo partido político, Yamina, de derecha, lidereó en conjunto con el partido político de Yair Lapid, denominado Yesh Atid, ubicado en el centro del abanico político israelí , una alianza de ocho partidos que incluyen a partidos de extrema derecha, de la izquierda y un partido árabe-israelí.

Este es un ejemplo claro de que en ciertas y determinadas circunstancias se pueden dejar de lado las ideologías con fines de acomodar o supeditar intereses partidarios y personales a los intereses nacionales del momento. Estas negociaciones, que son muy complejas, requieren de fineza en la conducción de las mismas, mucha madurez política y sentido histórico. Este gobierno de unidad nacional tiene grandes desafíos por delante pero también grandes oportunidades de conciliar a la polarizada sociedad israelí.

Sin embargo, Netanyahu, quien no muestra disposición alguna para retirarse de la política, señala al gobierno de Bennett como un peligro para Israel y anuncia que será el líder de la oposición política dispuesto a hacer caer al nuevo gobierno y de regresar a tomar nuevamente el poder político. Es importante mencionar que han surgido otros liderazgos dentro del partido Likud que eventualmente le podrían disputar a Netanyahu su preeminencia dentro del partido. Por ejemplo, destacan Yossi Cohen, el exjefe del Mossad, la agencia de inteligencia nacional de Israel, y Nir Barkat, exalcalde de Jerusalén y miembro del Knesset.

Si Donald Trump hubiese sido reelecto como presidente de Estados Unidos, Netanyahu hubiera tenido en él a su mejor y consistente aliado de su parte ante estos desafíos internos. Estas circunstancias no se dieron y se han hecho sentir. La administración demócrata de Estados Unidos presidida por Joe Biden felicitó inmediatamente al nuevo gobierno israelí de Naftali Bennett, con el cual tiene una mayor cercanía ideológica.

Ahora bien, las relaciones históricas de Guatemala con el Estado de Israel deben de trascender los cambios de gobiernos en ese país, con el cual nos unen lazos de amistad y de respeto recíproco. Ciertamente, un gobierno de unidad nacional en Israel podría ser un referente de lo que nuestro país requiere para hacerles frente a nuestros grandes desafíos políticos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche >elPeriódico
“Para llegar a las Cortes se necesita financiar una campaña y vender el criterio”

Rodolfo Rohrmoser, expresidente de la CC, cuarta magistratura.

noticia AFP
Biden elige al diplomático William Burns como jefe de la CIA

Estuvo implicado en las negociaciones ocultas que prepararon el camino para el acuerdo sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015 por Teherán y grandes potencias occidentales.

noticia AFP
El rápido avance talibán


Más en esta sección

Bucks fueron masacrados

otras-noticias

Benzema, con tensa espera

otras-noticias

Salah no se quiere ir del Liverpool

otras-noticias

Publicidad