[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cayalá se inunda y devalúa

opinion

“Cayalá, un no-lugar, un parche en una ciudad agobiada por todo”.

La idea de vivir en este país y esta ciudad en una burbuja acaba de tronar reventada por las lluvias, con Cayalá de grueso ejemplo. No lo digo con ánimo de fiesta, lo escribo con pesadumbre por la chambonería de Tu Muni y de las “desarrolladoras”, pero también por la idea de gente con algunos recursos bien o mal habidos de vivir lejos de la miseria y desgracias cotidianas de este país. Es un asunto complejo. 

En algún escrito se define y caracteriza al mentado Cayalá como un no-lugar, con cultura plástica, con imitaciones de Roma, París, Nueva York a la tortrix, restaurantes inn, pero, sobre todo, como un parche en el medio de una ciudad agobiada. Por las malas vías de comunicación, por la falta de agua, de transporte, miles de comerciantes ambulantes, las pandillas y las maras de cuello blanco, por todo. Entonces, la idea de un lugar exclusivo, solo para gente fina o bonita, que ni una cosa ni otra, se revela como un imposible. Como una aspiración frustrada. 

No se puede construir pedacitos de ciudad, cual fortalezas o burbujas, pues siempre, tarde o temprano, el destino les alcanza, como el título de un viejo filme gringo. La realidad que Tu Muni no quiere admitir es que de chambonada en chambonada se está destruyendo lo poco que nos queda de ciudad. Ya la Roosevelt y el Periférico están en proceso de destrucción por la falta de mantenimiento de los drenajes profundos. Esto es algo que se ha anunciado hace años, desde los días de los hundimientos de la zona 6. 

Y si pensamos en la Roosevelt a punto del colapso y con el Periférico en iguales circunstancias, la alarma debería ser de marca mayor, pues con ello las dos principales vías para la circulación de vehículos, junto con la Aguilar Batres y la Calle Martí, harían de la ciudad algo invivible, pues atenerse a Tu Muni es algo menos que un sueño de opio. Entiendan, señores, no es con jardincitos ni con pequeñas ciudades artificiales que la ciudad capital puede salir adelante. 

En esta dirección, la planificación urbana es algo de primer orden. No podemos vivir sin la menor solidaridad con los vecinos, o como se dice como expresión de última generación, con ausencia de empatía. Estamos ante una muestra clara, y que no admite mucha discusión, de que la planificación urbana es un asunto global, o sea, de toda la ciudad y áreas conurbadas. No se puede hacer tacitas de plata privadas, no-lugares exclusivos. Eso es algo que no soporta la crudeza de los hechos. 

Las inundaciones del no-lugar llamado Cayalá deben poner a reflexionar a todos los sectores sociales, económicos o políticos en la gran ciudad. O queremos ciudad eterna y para todos, o preparémonos para su desaparición gradual y en medio de tragedias sucesivas. La alarma está dada. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia SPUTNIK
Gobierno de Colombia y Comité del Paro inician negociaciones el domingo
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Tribunal ordena la extradición de Marta Julia Lorenzana a EE.UU. por narcotráfico
noticia Redacción Cultura / EFE
“Black Album”: Metallica reedita el disco junto a más de 50 artistas

Los beneficios de las ventas serán destinados a diversas fundaciones elegidas por la banda y por los artistas invitados.



Más en esta sección

Mipymes demandan cambios digitales

otras-noticias

La “Lucha diaria”, de Jorge Chavarría, en Rozas-Botrán

otras-noticias

Precios del café, con alzas por fuerte helada en Brasil

otras-noticias

Publicidad