[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Lluvia

opinion

No hay municipio que se salve de la incapacidad de las alcaldías, muchas de ellas sumidas en la corrupción.

Desde mi pequeña isla, la lluvia del fin de semana refrescaba el ambiente y limpiaba el entorno. Como todo en Guatemala, afuera de la burbuja la realidad es otra. La verdadera Guatemala, aquella que no se puede dar el lujo de la indiferencia porque su realidad va de crisis en crisis y de desastre en desastre, vivía una experiencia diametralmente opuesta a la mía. Para esa Guatemala, el invierno es un infierno. 

Las intransitables calles de la ciudad se paralizan al convertirse en lagunas y ríos que arrasan con lo que encuentran a su paso. Muchas viviendas son soterradas y anegadas. No solo en los asentamientos clandestinos y a orillas de los barrancos –en donde se agrava aún más la situación–, sino en colonias formalmente establecidas que tributan, pagan las cuotas de alumbrado eléctrico y alcantarillado, entre otros servicios municipales y estatales que de poco o nada les sirven. No hay municipio que se salve de la incapacidad y la corrupción que imperan en muchas de las alcaldías, que realizan obras públicas sobrevaloradas y de pésima calidad. 

Enfocados en lidiar con la innegable corrupción del gobierno central, los ciudadanos dejamos por un lado la desmesurada corrupción que reina en las alcaldías de todo el país. Atomizada, pareciera que es imperceptible hasta que la naturaleza la pone en evidencia. Reflejo de lo que sucede en los tres poderes del Estado, en las instituciones municipales también reinan el nepotismo, las plazas fantasma, la compra de voluntades, el financiamiento electoral no reportado que con toda certeza es ilícito, la repartición de obra pública a dedo y, en muchos casos, hasta la narcoactividad. Son varios los clanes familiares que han hecho de las alcaldías su forma de vida, ante la impávida ciudadanía que no aprende y les sigue consintiendo. El controversial libramiento de Chimaltenango acapara la opinión pública, sumando al circo que nos nubla la vista acerca de la profundidad y horizontalidad de la corrupción e impunidad a nivel municipal. Guatemala es un generalizado y perpetuo libramiento de Chimaltenango.

A los que sobreviven poco se les puede pedir, quizá podrían empezar por entender la raíz de los problemas: los gobiernos –central y municipal– han sido incapaces de proveer las condiciones básicas para una vida digna. Lo poco que hay es cosmético; los presupuestos sirven para atender la cleptocracia endémica. No obstante, a quienes tenemos el privilegio y la suerte de vivir en una isla dentro del mar de realidades que poco o nada nos afectan, mucho se nos puede pedir. Llegó el momento de exigir. Quienes de esta desgobernabilidad se nutren, tendrán una actitud indiferente y hasta de choque con quienes pretendan cambiar la realidad. 

Estoy convencido de que en estas islas existe una mayoría adormecida dentro de la burbuja en la que vive; hasta que decidan reventarla verán la innegable realidad. Mi esperanza está en los jóvenes de estos sectores, que poco o nada saben de una historia contaminada por ideologías obsoletas. Por el momento, en ellos impera el “yo no sé” individual que tanto daño le hace al país. Cuando conozcan la realidad en la que vive la mayoría de los guatemaltecos, jamás volverán a ver un fin de semana lluvioso con los mismos ojos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/elPeriódico
Abogado de Zury Ríos es asesor del presidente de la CC

El trabajador de la máxima corte representó a Ríos para ser inscrita en el proceso electoral de 2019.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Vicepresidente hace propuesta del proceso de designación de magistrados para la CC

Guillermo Castillo, propone al gabinete que el evento sea transmitido por los canales del gobierno.

noticia Washington | EFE
Biden golpea a los oligopolios en un intento de mejorar salarios y precios

Biden, que insistió en varias ocasiones en asegurar que es un “capitalista orgulloso”, una posición lejana a aquella en que los sectores conservadores pretenden encasillarle, argumentó que este tipo de sistema económico debe promocionar una competencia “abierta y justa” para el desarrollo de Estados Unidos.



Más en esta sección

Sputnik V: La ruta de un contrato que fracasó

otras-noticias

Guatemala al instante

otras-noticias

Machu Picchu celebra 110 años de su salto a la fama mundial

otras-noticias

Publicidad