[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Vos, tú, usted

opinion

Follarismos.

Uno de los rompecabezas más complicados a los que se ve confrontado en nuestro país un extranjero, además de las veintitantas lenguas que hay y que nos convierten en una nación esquizofrénica (lingüísticamente hablando), consiste en entender la caprichosa complejidad de los registros del “usted”, del “tú” y del “vos” que utilizamos. Creo que no hay nadie en Guatemala capaz de explicar el código secreto, inefable e imprevisible que hace que, dentro de una misma familia, por ejemplo, se utilicen esas tres formas de trato indistintamente, sin que ello altere el equilibrio del universo.

En España, desde la muerte del dictador Francisco Franco, en 1975, se popularizó en las calles el uso del “tú” como una manera –para las grandes mayorías–, de romper con el formalismo del “usted”, tan oloroso a autoridad, a crucifijos y a pólvora. Fue reemplazado por la horizontalidad del “tú”, que marcaba relaciones de cercanía, de afecto y de igualdad en el trato público. Es cierto que, en casa, en el ámbito privado, sobre todo en los ambientes de raigambre popular, el “tú” había prevalecido con amplitud en la comunicación interpersonal.

El trato del “usted”, en cambio, fue siempre símbolo de jerarquía y de autoridad, de respeto hacia aquellas personas de mayor edad, o hacia desconocidos, o de más “categoría social”, y cuando lo usaban hacia los jóvenes o hacia los sectores populares, lo hacían para marcar la necesaria distancia psicológica y social, bajo el principio de que no hay que mezclar las toallas con los trapos de sacudir el polvo.

En muchos países de Latinoamérica el “ustedeo” y el “tuteo” se contaminaron en grados diversos por el arcaico y simpático “voseo”, haciendo que prevalezcan indistintamente los tres registros. Pero es en Guatemala donde la mezcla de esos tratamientos se vuelve confusa e impredecible, pues incluso dentro de una misma familia las tres formas se utilizan entre esposos, o de padres hacia los hijos, o de los hijos hacia los padres. No es raro escuchar a hermanos tratarse de “usted” y a padres tratar a unos hijos de “usted” y a otros de “vos”, según el talante del momento y las connotaciones psicológicas implícitas. 

Cuando un chico corteja a una chica, por ejemplo, suele usarse el afectuoso “tú” mezclado con formas verbales del “vos”, pero cuando ya se formaliza la relación, se pasa al “usted”, un “usted” más íntimo y erótico que representa una mezcla de respeto y de pícara complicidad. ¡Quién entiende! Son los misterios que intenta esclarecer la pragmática de la comunicación, ciencia de las prácticas y de los contextos lingüísticos. Una disciplina fascinante.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
Voces Femeninas: el arte de pintura corporal realizada por mujeres

La asociación colectivo Contraste, Así es mi Guate presenta las propuestas de nueve artistas.

noticia Miguel Ángel Sandoval
La mediocridad y Cancillería

La diplomacia guatemalteca no tiene agenda.

noticia
Citi Centroamérica y El Caribe gana “Mejor Banco de Inversión” en Premios Regionales a la Excelencia


Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad