[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Las trincheras de lo irracional

opinion

Follarismos.

Siempre me han producido desconfianza las ditirámbicas declaraciones de fe religiosa, los afectos histriónicos (ya sea a países o a personas), las obsesiones políticas, los miedos desproporcionados, los odios injustificados y las adicciones a creencias absurdas e inamovibles. Es decir, a todas aquellas expresiones en las que la presencia de lo irracional no encuentra el contrapeso suficiente para evitar la excavación de trincheras para desplegar desde ellas un sinfín de actitudes guerreras bajo el pretexto de combatir a los dragones, monstruos y enemigos que suponemos nos harán daño o vendrán a destruirnos.

Suele suceder en los debates de ideas (y digo “debates”, utilizando un vocablo sofisticado e incomprensible para la mayoría) que, cuando surgen puntos de vista contradictorios, en lugar de dialogar y de argumentar con inteligencia y serenidad, lo que hacemos es ponernos a gritar, a injuriar y a armar trifulca, es decir, nos arremangamos la camisa y nos enterramos en la trinchera (guerra de posiciones, que le llaman) para enfrentar al “enemigo”, el cual, la mayoría de veces, es una mera quimera construida con piezas hechas de ignorancia, de prejuicios y de toneladas de mala fe.

Justamente, lo que acabo de leer en el periódico ‘El Siglo’, de Guatemala, del 9 de junio, en un artículo de Luis Enrique Pérez intitulado ‘Carta a la Señora Kamala Harris’, artículo que resulta ser una demostración elocuente del subdesarrollo intelectual y moral en el que nos desenvolvemos, ya que constituye un amasijo de afirmaciones gratuitas y de calificativos cargados de desprecio con insultos condimentados de rabia y de retórica visceral contra la vicepresidenta de Estados Unidos de América, acusándola de colaborar con todos aquellos guatemaltecos que “son el peor producto engendrado en el suelo patrio (…) porque sus más caros motivos son el resentimiento, la envidia, la ambición frustrada y la venganza por no poder ser mejores que su prójimo, (…) guatemaltecos que jamás debieron haber nacido en el suelo patrio. (…) Señora Kamala Harris: en el suelo patrio usted es socialismo. Usted es violencia criminal. Usted es terrorismo.” Etcétera. ¡Uffff!

Hay, no cabe duda, una dimensión profundamente irracional (más parecida al sentimiento religioso) en este tipo de posicionamientos políticos, los cuales están más vinculados con el cerebro “primitivo” o sistema límbico, que es donde se procesan las emociones, que con la corteza cerebral, que se ocupa sobre todo de los procesos racionales y analíticos. Todo extremismo suele implicar una obnubilación de lo racional por lo emocional, y termina produciendo, a menudo, el efecto contrario a lo que se buscaba. Pero esto, lamentablemente, pocos lo quieren comprender.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
COVID-19: más de 15 fármacos existentes podrían combatir la enfermedad

El equipo está preparado para realizar estudios in vitro e in vivo, y está buscando un socio farmacéutico que le ayude a llevar a cabo estos ensayos.

noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico 
En 30 días han ingresado más de 8 mil migrantes por la frontera de El Ceibo
noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Economía en 2021 seguirá marcada por la pandemia y lenta recuperación

La recuperación que se anticipa es en forma de K, es decir que se da en dos velocidades.



Más en esta sección

Rechazan otra solicitud de retiro de antejuicio planteada en contra de Erika Aifán

otras-noticias

Video: comunitarios se unieron para sacar un vehículo de un barranco

otras-noticias

“Lo estábamos esperando, señor Bond”: el agente 007 vuelve tras retraso por la pandemia

otras-noticias

Publicidad